EFESanta Cruz de Tenerife

El pleno del Parlamento de Canarias ha pedido al Gobierno de España, por unanimidad, que proceda a la derivación a centros de la península de los inmigrantes que llegan a las islas por vía marítima, a fin de garantizar sus derechos.

"Canarias no puede convertirse en una prisión", las islas ni son el destino final al que quieren llegar estas personas "ni tiene capacidad para soportar esta presión", ha defendido la diputada de CC-PNC Socorro Beato, que promovió este pronunciamiento del Parlamento de Canarias.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio del Interior, correspondientes al 15 septiembre, hasta esa fecha habían llegado a Canarias 5.121 inmigrantes en 190 embarcaciones, seis veces más que en el mismo período de 2019 (836). En cambio, las cifras de inmigrantes llegados en patera a la España peninsular y Baleares se han reducido un 38 por ciento, de 14.961 a 9.226.

La propuesta de CC-PNC aprobada ha sido incorporada como enmienda adicional a una proposición no de ley original del PP en la que se pedía la destitución inmediata del delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana (PSOE), por la gestión de la crisis migratoria.

La propuesta de destitución del PP fue rechazada con el voto del resto de partidos, excepto Ciudadanos, que se abstuvo.

Además de la derivación de inmigrantes a la Península, el Parlamento de Canarias reclama al Gobierno de España un plan de acogida e integración de estas personas y que se afronte su llegada "desde el punto de vista social y sanitario con las previsiones suficientes en el marco del protocolo covid-19".

La Cámara regional pide también que se activen mecanismos con los gobiernos de los países africanos de donde salen las pateras y cayucos para la lucha contra los traficantes de personas y que se ayude a buscar "soluciones de vida" a quienes intentan llegar a España en sus propios lugares.

El Parlamento pide además "un sistema de seguridad efectivo que permita la localización de las pateras" al acercarse a las costas canarias para evitar la pérdida de vidas humanas y que el Gobierno de España habilite los espacios que tenga disponibles como alojamientos provisionales.

Los grupos también coinciden en que se suscriban convenios con los países de origen o tránsito de la inmigración irregular para la vigilancia y control de los espacios marítimos y piden que la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) controle con efectividad las fronteras en la ruta atlántica.

En el debate de la moción, el diputado del PP Poli Suárez ha reclamado la destitución del delegado del Gobierno por el abandono al que, a su juicio, ha sometido el Ejecutivo español a los inmigrantes y también a la sociedad canaria y sus instituciones.

Un gobierno que presumen de progresista y social mantiene a cientos de inmigrantes pernoctando al raso en el muelle de Arguineguín, sin medidas higiénicas ni sanitarias, ha denunciado Poli Suárez, algo que no se debe resolver derivando inmigrantes a complejos turísticos.

Socorro Beato, de CC-PNC, ha considerado que esta crisis migratoria demuestra que "no hay nadie al mando" ni en el Gobierno de España ni en el Ejecutivo de Canarias, pero también que centrar el pronunciamiento parlamentario en el delegado del Gobierno es mirar al último eslabón de la cadena y buscar un chivo expiatorio.

Ricardo Fernández de la Puente, de Ciudadanos, ha denunciado que la frontera canaria sea "un coladero" y ha calificado de nefasta la política migratoria de la UE y del Gobierno de España.

Por el PSOE, Nira Fierro ha criticado el tacticismo político que percibe en el PP ante la inmigración y lo ha contrapuesto con la "respuesta propositiva" de CC-PNC.

Asimismo, ha reconocido que es necesario un mayor esfuerzo del Gobierno de España, si bien ha precisado que "el primero que está en esa tarea" es el delwegado del Gobierno.

Luis Campos, de Nueva Canarias, ha asumido todas las reivindicaciones "frente a Madrid", pero ha afirmado que el presidente de Canarias y todo su Gobierno están precisamente actuando en esa línea con toda contundencia.

Francisco Déniz, de Sí Podemos, ha acusado al PP de hacer un uso "racista" de la inmigración y ha afirmado que la imagen de Canarias no se ve dañada por que algunas de esas personas sean provisionalmente alojadas en hoteles vacíos por la falta de turistas, sino que en todo caso se refuerza esa imagen por poner "a disposición de los derechos humanos" instalaciones "muertas de risa".

Jesús Ramos Chinea, de ASG, ha elogiado el carácter dialogante del Gobierno de Canarias con el del Estado y ha afirmado que la confrontación no conduce a ningún lado. EFE

acp/jmr