EFESanta Cruz de Tenerife

El presupuesto de la Comunidad Autónoma de Canarias para 2020 alcanzará los 8.066 millones de euros en 2020, excluidos los gastos financieros, un aumento del 2,7% con respecto al del 2019, según los datos provisionales del anteproyecto que está debatiendo el Gobierno.

El portavoz del Gobierno y consejero de Administraciones Públicas, Julio Pérez, confirmó la subida del IGIC del 6,5% al 7%, lo cual, sumado a otros ingresos fiscales adicionales que no detalló, permitirá cumplir los planes del ejecutivo para mejorar la atención social y los servicios públicos esenciales, así como pagar 160 millones adicionales que supondrán las nóminas de los empleados públicos.

Aseguró que se trata de un presupuesto "realista" a la vista de cómo se espera que vaya el crecimiento económico y la recaudación, si bien no quiso precisar las previsiones macroeconómicas que maneja el Gobierno.

Aclaró que el presupuesto se está desarrollando con dos incertidumbres, como son cuál será el crecimiento de la economía y los ingresos que se recibirán del Estado, a la vista de que no habrá presupuesto estatal hasta que se constituya el nuevo Gobierno español.

Pérez informó de que estos presupuestos se basan en la hipótesis de que se alcanzará un acuerdo con cabildos y ayuntamientos para "reprogramar" o diferir una parte del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) que las corporaciones no están en condiciones de ejecutar aún, así como para un reparto distinto de los ingresos que se obtengan con el medio punto de subida del IGIC.

La propuesta a cabildos y ayuntamientos no supone que estos perciban menos fondos del Fdcan, sino que se trasladan a ejercicios posteriores algunas transferencias que las corporaciones locales e insulares no están en condiciones de ejecutar, de manera que pueda utilizarlas la Comunidad Autónoma.

En el caso del IGIC, cuyos ingresos se reparten en un 42% para el Gobierno y un 58% para las corporaciones, el Gobierno propone que solamente los 0,5 puntos adicionales de subida se asignen justo al contrario, es decir, el 58% para el Gobierno y el 42% para cabildos y ayuntamientos.

Ese cambio en el reparto del IGIC supondría unos ingresos adicionales para la Comunidad Autónoma de 25 millones de euros, que permitirían cumplir planes como destinar más fondos a vivienda y aumentar las partidas de la Prestación Canaria de Inserción (PCI) entre 15 y 20 millones de euros, para subir su importe y para incorporar a "varios miles" de beneficiarios más, una necesidad dados los elevados índices de pobreza, explicó Julio Pérez.

"El objetivo del Gobierno no es subir los impuestos ni recaudar más, sino contar con ingresos suficientes para cumplir sus planes de mejorar las prestaciones sociales y los servicios públicos esenciales", subrayó Julio Pérez.

Si los cabildos y ayuntamientos no aceptaran diferir las partidas que les corresponden del Fdcan ni el nuevo criterio de reparto del medio punto adicional del IGIC, "se buscarán otras maneras" para cumplir los compromisos sociales, dijo Pérez, pero el Gobierno está confiado en poder alcanzar un acuerdo al respecto.

Estos ajustes puntuales en los repartos de fondos con las corporaciones locales no tienen relación con el propósito del Gobierno de abordar a lo largo de la legislatura cambios en el sistema de financiación de cabildos y ayuntamientos, aclaró el portavoz. EFE

acp/spf