EFEMadrid

La Comisión parlamentaria de Investigación del accidente de Spanair -que costó la vida en 2008 a 154 personas y dejó 18 más heridas- ha aplazado al próximo jueves la votación sobre el borrador de dictamen que ya está redactado, han explicado a Efe fuentes de la Comisión.

El borrador de dictamen señala que pudo haber "conductas negligentes" en el accidente, por lo que apela a que lo analice la Fiscalía General del Estado y que, en su caso, realice las actuaciones que considere pertinentes.

La Comisión se creó en febrero de 2018 a instancias de los grupos parlamentarios Unidas Podemos y Esquerra Republicana para determinar las causas y posibles responsabilidades del siniestro del Vuelo JK5022 de la compañía aérea Spanair el 20 de agosto de 2008. Ha celebrado 48 comparecencias.

Después de 13 años de ocurrido el accidente, la Comisión está ultimando los trabajos, en un proceso que se alargó por la convocatoria en 2019 de dos elecciones generales, que paralizaron las investigaciones.

El vuelo JK5022 se estrelló el 20 de agosto de 2008 a los pocos minutos de su despegue en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Murieron 154 personas y resultaron heridas otras 18, todas ellas con secuelas, según el informe de la Comisión.

En el borrador de dictamen, la Comisión recomienda la creación de un cuerpo propio de inspectores de aviación que vele por la seguridad aérea de forma directa y sin dependencias externas.

A la vez, considera que se deben revisar los protocolos de asistencia sanitaria de Aena -cuyo Plan de Emergencia para Barajas no funcionó durante el accidente-, de las administraciones autonómicas, de las compañías aéreas y de Protección Civil.

Señala los nombres de quienes en la fecha del accidente ocuparon puestos de responsabilidad, empezando por la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez; el secretario general de Transportes, Luís Fernando Palao, y el director general de Aviación Civil, Manuel Bautista.

Cita igualmente a responsables del aeropuerto de Barajas, de Aena y de la Agencia de Seguridad Aérea así como a responsables de la compañía aérea y a técnicos de mantenimiento. EFE