EFEMadrid

Un total de 320 inmigrantes llegaron a Canarias en once pateras o cayucos durante los primeros quince días de enero, ocho veces más que en las mismas semanas de 2019 (40), según datos publicados este viernes por el Ministerio de Interior.

La estadística oficial sigue mostrando dos tendencias contrapuestas: mientras la afluencia de inmigrantes irregulares por mar a España sigue bajando con claridad (1.231 personas del 1 al 15 de enero, un 57,7 % menos), la ruta hacia Canarias proporciona signos claros de haberse reactivado.

El año pasado por estas mismas fechas habían llegado al archipiélago 40 personas a bordo de tres pateras, mientras que esta primera quincena de enero son 320 inmigrantes en 11 embarcaciones los que han arribado a las costas de Canarias.

Un repunte que viene produciéndose desde el año pasado, que cerró con el doble de llegadas, lo que ha motivado que el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska quiera reabrir el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Fuerteventura, el cual llevaba seis años sin uso.

En cambio, en la península y en Baleares, las llegadas por vía marítima han caído un 68,2 %: 905 este 2020 frente a las 2.845 de 2019. Sin embargo, han usado más pateras, ya que han pasado de 57 de 2019 a 67 éste.

De la misma manera, se han reducido las entradas marítimas por Ceuta (6, un 70 % menos que en 2019), y ninguna en Melilla, cuando el año pasado fueron 7.

Por el contrario, se han incrementado un 18,5 % las personas que cruzaron a las ciudades autónomas por vía terrestre: de las 256 personas que lo hicieron, la mayoría fue por Melilla (un 18,2 % más) y 29 por Ceuta (un 20,8 % más).

En total, son 1.487 los inmigrantes que han entrado en España por tierra y por mar, lo que se traduce en un descenso del 52,5 %. EFE

ada/ram/jmr