EFESanta Cruz de La Palma

El Gobierno de España, el de Canarias y el Cabildo de La Palma han pedido este martes a la población que se abstenga de circular por las carreteras cercanas al volcán y también de acercarse a las coladas de lava, porque "la situación no es ni mucho menos segura", como demostró anoche la aparición una nueva boca de erupción a 900 metros de la principal.

"Se lo pedimos por su seguridad y para que los equipos de emergencia puedan desempeñar su trabajo", ha señalado el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, en un mensaje que han secundado, a su lado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres.

Sánchez se ha unido a ese llamamiento del Cabildo en el tercer día de erupción, para después subrayar que "los ciudadanos pueden estar tranquilos" si siguen las indicaciones de las autoridades y, en particular, de los diferentes equipos de emergencia, que están realizando un trabajo "extraordinario".

"Llamamos a la calma, a la tranquilidad. Su seguridad está garantizada", ha enfatizado Sánchez.

Las tres administraciones han señalado varios puntos que les preocupan: la zona de erupción, en un cuyos alrededores fue necesario evacuar anoche otro pueblo, Tacande, porque surgió de improviso otra boca eruptiva; las diferentes coladas que arrasan todo a su paso y, en las próximas horas, su llegada al mar.

El presidente de Canarias ha remarcado que ese momento será "crítico", porque la entrada en el agua salada de una lengua de lava a mil grados de temperatura provoca gases de evaporación peligrosos.

"No nos olvidemos del Teneguía", ha indicado, en referencia a la anterior erupción vivida en la isla en 1971. "Fue en ese momento cuando una persona falleció (por inhalación de gases)", ha añadido.

Torres también se ha sumado expresamente al llamamiento a la prudencia, porque el volcán "está activo" y sigue formando "coladas que avanzan inexorablemente ante las que no se puede hacer nada", a una velocidad de unos 200 metros por hora.

El presidente Pedro Sánchez ha añadido a sus palabras que "la gestión de esta crisis no terminará cuando la lava llegue al mar".

"No terminará, de hecho, hasta que La Palma recupere la normalidad y hayamos logrado entre todos recuperar lo que ha destrozado el volcán", ha asegurado.

La última información disponible al respecto la ofreció anoche el programa espacial europeo Copernicus: hasta las 19.50 horas del lunes eran 166 las viviendas y edificios sepultados por la lava, daños a los que se suman cultivos, carreteras e infraestructuras destrozadas.

Y, en breve, los daños crecerán, porque ya ha sido desalojado el pueblo de Todoque, ante la previsión de que lo arrolle una colada.

"Van ha ser semanas largas", ha resumido Pedro Sánchez, que ha elogiado la colaboración de todas las administraciones y el apoyo que La Palma está recibiendo "de todos los partidos, sin excepción", y de los presidentes de todas las comunidades autónomas.

El presidente ha recordado, además, que el Consejo de Ministro ha tomado este martes ya sus primeras decisiones para intentar apoyar a La Palma en su recuperación, como activar al Consorcio de Seguros. EFE