EFELas Palmas de Gran Canaria

Los 57 inmigrantes africanos que temían quedarse en la calle en el sur de Tenerife tras pasar un mes en dependencias policiales seguirán en el Centro de Internamiento Temporal de Extranjeros (CITE) de la isla mientras se les busca una alternativa, asegura la Delegación del Gobierno.

Este grupo de inmigrantes, que llegó en patera a las islas, ha denunciado este miércoles a través de la ONG Caminando Fronteras que se veían abocados a mendigar en la calle si no se les permitía continuar en un lugar de acogida o viajar a la península, como quiere la mayoría, para reunirse con otros familiares y amigos.

Una portavoz de la Delegación del Gobierno ha señalado esta noche a Efe que ese grupo de jóvenes subsaharianos puede seguir en el CITE, mientras se buscan otras soluciones para su acogida.

En estos momentos, resalta la Administración del Estado, 935 inmigrantes africanos están atendidos en Canarias en plazas de acogida de emergencia (762) o de acogida integral (173).

La Delegación del Gobierno en Canarias remarca que se "sigue haciendo un gran esfuerzo" por parte de varias administraciones para que ninguna de estas personas se quede a la intemperie, mientras continúan llegando nuevas pateras a las islas; la última, este mismo miércoles en Gran Canaria, con 20 varones, seis mujeres y una bebé.

Esas 935 plazas de acogida están habilitadas con la colaboración de organizaciones no gubernamentales como la Cruz Roja, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y la Cruz Blanca.

En los 22 días transcurridos de enero, han llegado a Canarias 433 inmigrantes a bordo de 15 pateras o cayucos. EFE