EFESanta Cruz de Tenerife

El presidente de Ashotel, Jorge Marichal, ha asegurado este viernes que tiene "pánico" por la gestión de los fondos Next Generation de la UE, y ha reclamado mejoras en las infraestructuras de las islas si se quiere un turismo de excelencia.

Marichal realizó esas manifestaciones en un encuentro para hablar de la situación del sector turístico, en el que también se refirió a los problemas que hay para llevar a cabo acciones como disponer de una planta fotovoltaica en el sur de Tenerife para anular la huella de carbono.

Acompañado del gerente de Ashotel, Juan Pablo González; de los vicepresidentes Gabriel Wolgeschaffen, Victoria López y Enrique Talg, y de tesorero, José Barreiro, el presidente de la patronal hotelera ha insistido en que se lleva mucho retraso en infraestructuras.

Como ejemplo citó que la situación es "insostenible" en el puerto de Los Cristianos (Tenerife), y aseguró que "flipó" cuando algunos políticos que defendían el puerto de Fonsalía ahora han dicho que no a esa infraestructura.

"Hay que tener poca vergüenza", señaló Jorge Marichal, quien reclamó una solución inmediata a los problemas de tráfico en el puerto de Los Cristianos.

Jorge Marichal criticó asimismo que todas las soluciones que se aportan desde las administraciones para resolver los problemas de movilidad en Tenerife pasan por terminar lo que se está haciendo, y por ello explicó que Ashotel tiene un proyecto para que los trabajadores de esas empresas utilicen guaguas desde San Isidro hasta Adeje.

Apostó también por apoyar el uso compartido de vehículos para así "quitar" miles de coches de las carreteras, porque "no se pueden hacer más".

La vicepresidenta Victoria López explicó el proyecto de utilizar guaguas lanzadera desde San Isidro hasta Adeje, un tramo en el que cada día se hacen 130.000 viajes.

Antes de la pandemia Ashotel propuso a TITSA adaptar horarios de guaguas a los de los trabajadores porque "necesitamos" que lleguen los más tranquilos posible a sus puestos, y también ha habido compromisos para tomar medidas como habilitar carriles Bus Vao.

Además, Victoria López ha denunciado que no puede ser que lo primero que se encuentren en el sur de Tenerife es un aeropuerto más propio de un país en vías de desarrollo, y luego unas carreteras colapsadas.

También ha afirmado que les está costando "mucho" encontrar trabajadores en el sur de la isla, ya que los precios de las viviendas son "inviables" para ellos.

En cuanto a la gestión de los fondos Next Generation de la UE, el presidente de Ashotel comentó que si antes de la pandemia se devolvía en torno al 40 por ciento de los fondos de la Unión Europea ahora siente "pánico" por lo que pueda suceder con un presupuesto multiplicado por tres.

Un presupuesto que se deja en manos "de las mismas personas trabajando desde casa tres días a la semana", y por ello pidió que se tomen decisiones de forma rápida para poner parte de esos fondos en manos de administraciones privadas o "se perderán".

Jorge Marichal dijo que ya los primeros 1.800 millones de euros de fondos comunitarios hay que licitarlos este año y el gobierno central ha repartido ese dinero entre las comunidades autónomas, y éstas lo ha pasado a los ayuntamientos, pero "no han salido ni las bases de licitación".

Por ello cree que las administraciones se están equivocando y ha apuntado que si alguien dentro de tres años dice que se ha devuelto el 10 por ciento de ese dinero debería ser "defenestrado políticamente".

En cuanto a la construcción de una planta fotovoltaica en el sur de Tenerife para anular la huella de carbono de las empresas asociadas a Ashotel ha declarado que la maraña administrativa hace que la normativa de un gran ayuntamiento de esa zona no reconoce el significado de planta fotovoltaica.

De ese modo, si se presenta una solicitud para instalar esa planta "te dicen que no saben si decirte que sí o que no", y ante esta situación ha solicitado que se den pasos hacia la sostenibilidad.

Ashotel dispone del espacio para ubicar la planta fotovoltaica que también sería beneficiosa publicitariamente porque sería el primer destino turístico europeo que podría "presumir" de que sus hoteles se nutren de la energía que producen. EFE