EFELas Palmas de Gran Canaria

El director de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), Octavio Llinás, no ve de momento que la economía azul pueda relevar al turismo como el gran motor económico de las islas y, además, ha dicho a Efe que el archipiélago tampoco se puede permitir que "nada vaya mal".

"Si la industria turística flaquea pues tenemos que intentar que vaya mejor y, cuanto mejor nos vaya pues mucho mejor, ya que cuando hablamos de economía azul es para añadir nueva actividad económica a Canarias", ha destacado Llinás.

En su opinión, "hay que trabajar con lo que ya tenemos para que nos permita aumentar y conseguir unos niveles de paro y calidad de empleo razonables", al tiempo que ha recordado que los empleos que se generan en el marco de la investigación de la economía azul son de "muy alta cualificación, es decir, muy bien remunerados".

"La idea no es sustituir a nada, sino básicamente añadir y completar para que en Canarias haya una mayor diversidad económica, más cantidad de empleo y bienestar para los ciudadanos, que es de lo que se trata", ha subrayado.

A su juicio, el Plocan avanza más rápido de lo que sus promotores quisiera, "y eso que deseamos que vaya rápido", pero "es verdad que en la medida que la propia puesta a disposición de la Plataforma, de sus cables submarinos y de todas sus áreas de conocimiento... Se van acelerando los usos que estaban previstos".

La infraestructura icono del Plocan preside el horizonte en la costa de Telde, una torre de 31.000 toneladas de peso y 60 metros de altura, 23 de ellos por encima del agua, con todo el aspecto de un plataforma petrolífera, pero con fines muy diferentes. Esta gran estructura de hormigón solo es la punta del iceberg de lo que representa Plocan: un espacio de 22,7 kilómetros cuadrados de mar reservados por el Estado para todo tipo de ensayos científicos.

Llinás ha desvelado que en los próximos días ahí se harán operaciones con embarcaciones y drones de diversa naturaleza y que, inmediatamente, se instalarán dispositivos para generar energía a partir de las olas con una empresa danesa y, además, otra compañía española experimentará un determinado tipo de turbina eólica.

"Supongo que todo el mundo habrá visto el modelo de dos turbinas flotantes que está instalado y funcionado perfectamente en nuestro banco de ensayos -primer aerogenerador flotante de doble rotor del mundo- y que se desmontará en las próximas calmas porque ya se acabó esa fase del proyecto", ha señalado.

En su opinión, ahora mismo la organización del Plocan -"que es pequeña"- está sometida al "estrés" de atender la alta demanda que existe, ya que en la plataforma residen en estos momentos quince investigadores y otros cuarenta se desplazan a diario hasta allí para avanzar en sus trabajos.

Llinás ha resaltado la contratación del submarino español Ictineu 3 para estudiar el talud del área del banco de ensayos del Plocan -22,7 kilómetros cuadrados- con el objetivo de aumentar la información de que se dispone para "diseñar experimentos y ensayos que ya demandan profundidades más altas".

"Es importante comentar que el periodo de madurez de estos proyectos es muy largo y peligroso, pues empezamos a hablar con diez posibles proyectos, que suelen tardar entre tres y cinco años en desarrollarse y, durante ese periodo, suelen morir entre seis y ocho". ha indicado.

Asimismo ha resaltado que a pesar de esa adversidad, el número de proyectos de que dispone el Plocan "es muy alta".

"En estos momentos no hay ninguna duda de que una parte muy importante de la actividad económica y del empleo se va a generar en actividades de este tipo y, por tanto, la demanda de las empresas y grupos de investigación y tecnólogos está en alza", ha incidido Llinás, un veterano de las ciencias marinas que entre 2003 y 2004 dirigió el Instituto Español de Oceanografía.