EFEMadrid

El ministro de Agricultura, Luis Planas, ha elevado este viernes a 10.346 las hectáreas afectadas por el último gran incendio forestal que ya se ha conseguido estabilizar en Gran Canaria, y que comenzó hace siete días.

Tras la reunión del Consejo de Ministros, Planas, quien ha visitado la isla en dos ocasiones en los últimos días, ha hecho un llamamiento a actuar con prudencia y cautela para evitar nuevos incendios forestales, ya que el verano puede ser todavía largo y con condiciones climatológicas extremas el riesgo de que se extienda un fuego es "muy alto".

Tras la catástrofe de Gran Canaria, el ministro ha pedido públicamente a los ciudadanos que extremen las precauciones, y ha recordado que el 90 % de los incendios se genera por accidente, negligencia o acción criminal vinculada a la actuación de las personas.

"Este verano será climáticamente largo y tenemos que llevar mucho cuidado", ha recalcado al recordar el riesgo que supone el cóctel de altas temperaturas, baja humedad y viento.

El incendio que se inició el sábado en Gran Canaria, el más grande registrado en España desde 2017, ha afectado a 10.346 hectáreas, según las cifras ofrecidas este viernes por Planas.

El perímetro de toda la zona ronda los 112 kilómetros, con 10 municipios y 56 núcleos de población afectados y alrededor de 10.000 personas desalojadas.

En el balance de la última década, a fecha 18 agosto y sin incluir el fuego de Gran Canaria, este 2019 se sitúa ligeramente por debajo de la media, tras dos años "particularmente malignos" (2009 y 2012), dos años malos (2015 y 2017) y uno, el pasado, especialmente bueno por las lluvias de primavera.

Tras insistir en la importancia de las planes de prevención de los ayuntamientos y de los propietarios privados de montes, Planas ha considerado que la catástrofe de Canarias ha sido también una oportunidad de ver la labor que realiza el Estado para proteger a los ciudadanos y ha elogiado la colaboración del Gobierno de Canarias, el Cabildo insular y el Ejecutivo central.

El trabajo realizado, ha coincidido la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha sido "muestra de un Estado que funciona y de un Gobierno que efectivamente dirige".

Según ha explicado Planas, ha sido el mayor despliegue de medios efectuando nunca por parte del Gobierno central en apoyo de Canarias, con cuatro brigadas de refuerzo en incendios forestales (BRIF) y doce medios aéreos enviados.

El ministro ha destacado especialmente el trabajo de los bomberos, "que con peligro de sus vidas han conseguido evitar lo peor", y se ha comprometido trabajar por la mejora de sus condiciones de trabajo, recordando que existen en cada territorio distintas relaciones jurídicas y laborales.

En su reunión de este viernes el Consejo de Ministros ha acordado conceder de forma urgente ayudas por valor de cerca de dos millones de euros para 4.888 hectáreas quemadas en Madrid, Ávila y Toledo.

El objetivo, según ha explicado el ministro, es ejecutar cuatro tareas fundamentales tras el fuego: retirar la madera quemada, evitar la erosión del suelo que puede provocar la lluvia, restaurar el hábitat de la fauna silvestre y recuperar infraestructuras dañadas. EFE

nl-rb/msr/pcr