EFELas Palmas de Gran Canaria

La Consejería de Sanidad de Canarias tiene previsto crear en Gran Canaria y Tenerife a lo largo de esta legislatura unas 2.000 plazas sociosanitarias, con el objetivo de que alivien la presión que soportan en esa materia los hospitales y ayuden a las familias con menos recursos.

Sanidad estima que, como media, cada día 230 personas ocupan una habitación en un hospital de la red pública sin que su estado de salud en ese momento lo justifique, sino porque necesitan una otro tipo de atención, de tipo sociosanitaria, que sus familias no pueden pagar. Y a ese número se suman otro pacientes que la red pública deriva a centros privados, sufragando su coste, por el mismo motivo.

La nueva consejera de Sanidad, Teresa Cruz (PSOE), ha explicado este viernes en un encuentro de periodistas que su departamento ha decidido implicarse directamente en este problema, con plazas gestionadas con sus propios recursos, aunque en coordinación con los servicios sociales de la comunidad autónoma.

Cruz ha subrayado que Sanidad da este paso por dos motivos: uno operativo, para liberar camas hospitalarias, y otro de solidaridad, porque entiende que debe implicarse en dar una solución al "principal problema que tiene Canarias, su alta tasa de pobreza".

Y está claro, ha añadido, que muchas familias de la comunidad autónoma no pueden pagar el coste que supone contratar para un familiar una plaza sociosanitaria (de 1.800 a 3.000 euros al mes).

Las primeras plazas de este tipo en la estructura de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias se habilitarán en Gran Canaria, aprovechando la reforma del Hospital Militar Juan Carlos I de Las Palmas, que en este momento tiene ocupada solo una mínima parte de los 28.000 metros cuadrados de superficie útil de que dispone.

Las siguiente estarán, probablemente, en Tenerife, en el área de influencia del Hospital Universitario de Canarias, porque el plan consiste en que estén cerca de un hospital para optimizar recursos. EFE