EFESanta Cruz de Tenerife

La joven Sara Cruz Teja viajó en el tiempo hasta los coquetos años cincuenta para coronarse como reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2020, después de haber sido distinguida por el jurado entre las dieciséis candidatas que desfilaron por el escenario durante la gala celebrada en la noche de este miércoles en la capital tinerfeña.

La nueva reina de la fiesta chicharrera, declarada de Interés Turístico Internacional, lució la fantasía “Sentir” del diseñador Sedomir Rodríguez (que repite el galardón de 2019), en representación del Centro Comercial Alcampo La Laguna.

La gala de la reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, que este año está dedicado a los años cincuenta del siglo pasado, contó con las actuaciones de Paulina Rubio y Soraya, en la última parada antes de que la fiesta llegue a todos los rincones del centro de la capital a partir del próximo viernes.

Una de las principales novedades en la gala de elección de la reina fue la dirección artística, a cargo de los diseñadores Marco & María, quienes cogieron el relevo de Enrique Camacho, director del evento durante los últimos cuatro años.

Los responsables artísticos la gala, que realizaron los trajes de tres reinas de la fiesta chicharrera (en 1993, 1994 y 1995), apostaron por darle un mayor protagonismo a las candidatas, que, a diferencia de lo habitual en las últimas ediciones, desfilaron en dos ocasiones por el escenario para mostrar sus fantasías.

La gala dio comienzo con un musical inspirado en los años cincuenta que hizo un recorrido por todos los grupos carnavaleros, desde las murgas a las rondallas, con la interpretación de diferentes adaptaciones del clásico “Santa Cruz en Carnaval”, la banda sonora de la fiesta chicharrera.

Durante la gala tuvieron protagonismo los grupos del carnaval que ganaron sus respectivos certámenes: la murga Zeta Zetas (conocidos, además, por su premio en el programa de Telecinco de ‘Got Talent’), la rondalla Valkirias o la comparsa los Cariocas, así como las diferentes agrupaciones y personajes del carnaval.

Uno de los momentos más emotivos de la noche fue el homenaje a Diablos Locos, con el escenario repleto de representantes de todas las murgas bailando el clásico pasacalle trónico, con motivo de la conmemoración del cincuenta aniversario del grupo en un año en el que, además, se ha producido un cambio en la dirección: Maxi Carvajal cedió la batuta su hijo Tomy, tras un cuarto de siglo al frente de la murga del barrio de la Cuesta Piedra.

Las dieciséis candidatas desfilaron en cuatro bloques, con cuatro aspirantes en cada una de ellas, al ritmo de diferentes estilos musicales. Entre bloque y bloque, hubo diferentes actuaciones para amenizar la gala.

Después del desfile de todas las aspirantes, y mientras el jurado se encontraba deliberando, tuvieron lugar las actuaciones de Soraya Arnelas y la mexicana Paulina Rubio.

La elección de la reina tuvo lugar en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife, con la presencia de 5.700 espectadores y en un escenario de 1.200 metros cuadrados con un diseño de Javier Torres Franquis, inspirado en los años cincuenta.

La gala, que estuvo conducida por la cantante Soraya Arnelas junto a los presentadores tinerfeños Alexis Hernández y Pedro Rodríguez, tuvo una duración de casi tres horas y se emitió en directo por Televisión Española y Televisión Canaria. EFE