EFESanta Cruz de Tenerife

El portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, ha comunicado este jueves que todas las islas se mantienen en los actuales niveles de alerta sanitaria como consecuencia de la pandemia de coronavirus, de forma que Tenerife, Lanzarote y La Graciosa continúan en la 2 y el resto, en la 1.

En rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo del Gobierno de Canarias, su portavoz ha señalado que los indicadores sanitarios tienen una evolución positiva en el conjunto de la comunidad autónoma, de forma que la incidencia acumulada tanto a 7 como a 14 días está en niveles aceptables para los residentes y para recibir turistas.

Pero en el caso de Tenerife la tasa acumulada ha vuelto a crecer desde el pasado 4 de junio, pese a lo cual el portavoz ha comentado que este aumento no lleva a modificar las normas pero sí la manera de aplicarlas.

La Consejería de Sanidad, ha avanzado Pérez, no endurecerá las restricciones en Tenerife, pero reforzará el sistema de rastreo de contagios y las labores de vigilancia, inspección y sanción, que consensuará con el Cabildo y con los ayuntamientos de los municipios con mayor incidencia acumulada.

Ha detallado que Sanidad ha elaborado un informe con análisis de datos epidemiológicos, poblacionales, de uso de recursos sanitarios y de evolución de la vacunación en la isla del Teide que no produce "resultados concluyentes".

Con todo, este informe aporta una serie de "reflexiones" sobre la posible relación de los peores datos de Tenerife con su dispersión poblacional y con un mayor peso de la población juvenil en su reparto demográfico.

El portavoz del Gobierno de Canarias ha hecho hincapié en que la incidencia de los contagios "se ha desplazado" de la población de mayor edad a la más joven, en parte por el proceso de vacunación y en parte por "el proceso de cuidado" de los primeros.

También ha deslizado que la labor de rastreo resulta más complicada cuanto menor es la edad de las personas afectadas por un brote cuya trazabilidad se trata de desentrañar.

"Los mayores recordamos mejor dónde y con quiénes hemos estado", ha afirmado Pérez, quien ha añadido que entre los jóvenes ese recuerdo es "menos preciso".

En cuanto a la dispersión de población en Tenerife, ha indicado que los técnicos de Sanidad apuntan a un factor de riesgo de mayor movilidad del virus.

El Gobierno de Canarias, ha anunciado su portavoz, realizará un análisis territorial "más pormenorizado", habida cuenta de que en algunos municipios de Tenerife existe una incidencia elevada "muy persistente", como es el caso de Granadilla, que no baja de los 200 por cada 100.000 habitantes con una población de 40.000.

Julio Pérez ha insistido en que no se endurecerán las restricciones en Tenerife, pero sí habrá "una mejor aplicación" de las medidas vigentes, y ha apelado a un mayor "grado de compromiso" por parte de la población con el cumplimiento de las mismas.

"¿Que no se cumplen? No lo podemos determinar. No tiene mucho sentido pensar en Gran Canaria sí y en Tenerife, no. Sería precipitado", ha reflexionado, y ha añadido que los niveles de vacunación en las dos islas capitalinas son similares. EFE

rdg-jmor/spf

(foto)