EFEMiguel Calero Tazacorte (La Palma)

Los vecinos de Tazacorte comienzan a congregarse en el polideportivo del municipio. Son las siete de la tarde, la hora de la convocatoria por parte de las autoridades y responsables del Plan de Emergencias Volcánicas (Pevolca) para celebrar la asamblea informativa sobre la emergencia que sufre la isla por la erupción del volcán en Cumbre Vieja.

Aún no ha empezado y ya las gradas en torno al terreno de lucha están casi llenas, y es que la cita ha despertado el máximo interés entre los habitantes de este pequeño municipio costero al que las coladas del volcán ya han llegado arrasando todo a su paso.

El Pevolca ha realizado diversas asambleas informativas en los municipios afectados por el volcán. Las dos primeras hace ahora un mes, apenas unas veinte horas antes de que el volcán reventara en Cabeza de Vaca, dentro del término municipal de El Paso.

Quizás esta sea la asamblea más participada por la población. Hay mucho interés y ello queda reflejado en los rostros de los presentes.

La organización ha dispuesto de megafonía para los expertos y para el público, también se retransmite en directo a través de internet, así, quienes no puedan asistir lo pueden seguir desde sus casas.

Entre los asistentes hay vecinos de todas las edades, familias enteras que atentos a las indicaciones de los científicos buscan quizás un atisbo de esperanza de que las coladas se detengan y no causen más daño del ya realizado. Este es el denominador común entre toda la población del Valle de Aridane afectada por el volcán.

También hay quienes ya han perdido sus fincas o viviendas tanto en El Paso, Los Llanos y Tazacorte; incluso familias que ya están realojadas en el municipio bagañete y que ahora están pendientes de una nueva evacuación.

Es cuanto menos singular observar que en los altos de este pabellón y a pocos metros de donde están sentados los asistentes, en los pasillos se acumulan muebles y enseres de los desalojados de otros barrios, que recuerda la gravedad de la emergencia.

Tras las explicaciones de científicos y técnicos en Protección Civil comienza la ronda de preguntas del público. Hay cuestiones y temáticas diversas; desde las relacionadas con los momentos de la posible evacuación, hasta cuáles son las vías de acceso por carretera que se deben tomar; pasando por otras de carácter más propias de volcanología.

Algunas de estas preguntas son secundadas con aplausos por la audiencia que casi abarrota el pabellón. Todos tienen interés en escuchar las respuestas, aunque cuando llegan, no lo hacen quizás con la claridad que se demanda y ello provoca los rumores entre los vecinos. Un intenso aplauso se produce de manera espontánea tras la intervención del responsable de la Unidad Militar de Emergencias (UME), quizás uno de los cuerpos más reconocidos por su labor, o quizás en expresión de agradecimiento al resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que también trabajan en la emergencia.

Termina la asamblea y cada cual abandona su asiento con el folleto informativo que le han entregado. Algunos se van con algo más de tranquilidad con la que llegaron, otros en cambio expresan airosos su demanda de información más explícita y detallada.

El terrero de lucha canaria se va quedando vacío. Algo hace pensar que la nobleza y la tenacidad de aquellos que practican este deporte vernáculo por excelencia en la Isla Bonita se impregna ahora entre los habitantes del Valle de Aridane que han sufrido y sufren las consecuencias del volcán. EFE

1004819

mc/brr

(foto)