EFELas Palmas de Gran Canaria

La Guardia Civil, con el apoyo de Europol, la Agencia Estadounidense para el Control de Drogas (DEA) y la Dirección Antinarcóticos (DIRAN) de la Policía Nacional de Colombia, ha desarticulado una banda asentada en Tenerife que introducía cocaína en España a través de la "ruta africana".

Esta operación, denominada "Guayota" e iniciada hace dos años, ha culminado con la detención de once personas de nacionalidad española en distintos municipios de Tenerife y de un ciduadano colombiano, que en la actualidad se encuentra en proceso de extradición para ser puesto a disposición de la Justicia española.

En los siete registros domiciliarios desarrollados de manera simultánea en España y Colombia, coordinados en tiempo real con una Oficina Móvil de Europol desplaza hasta Canarias, se identificó y embargó un patrimonio valorado en más de dos millones de euros, entre efectos, viviendas y vehículos, de los que eran titulares personas que actuaban como testaferros.

La Dirección General de la Guardia Civil ha precisado este jueves en un comunicado que la organización desmantelada en esta operación también se dedicaba al blanqueo de los beneficios obtenidos por sus operaciones de narcotráfico, con las que reportaba grandes cantidades de dinero en efectivo a destacados cárteles de la droga en Colombia y Perú.

La investigación policial coordinada por las autoridades españolas, colombianas y estadounidenses ha permitido confirmar que esta banda introducía "continuas partidas de cocaína desde Sudamérica a España, principalmente por vía marítima y con destino siempre a las Islas Canarias".

Toda esta operativa era supervisada en origen por un ciudadano colombiano residente en Cali (Colombia), que intermediaba entre los proveedores de la droga el país sudamericano y sus receptores en España, quienes le daban salida en partidas más pequeñas ocultas en autocaravanas mediante numerosos viajes entre las distintas islas del archipiélago canario.

Todos estos traslados en caravanas entre islas se llevaban a cabo aprovechando la cobertura legal que les proporcionaba una estructura societaria controlada por la organización, consistente en empresas de compraventa de vehículos, talleres mecánicos y depósitos de almacenaje de caravanas, llegando a incautarse por parte de los investigadores de 60 kilos de cocaína en uno de esos trayectos.

Una de las ramas de la investigación, centrada sobre uno de los integrantes de este grupo delictivo de origen ghanés, ha permitido a recabar y corroborar información acerca de la conocida como “ruta africana” de la cocaína, una vía de tránsito empleada por las organizaciones de narcotraficantes sudamericanas a través de países ubicados en la costa oeste de África, donde la sustancia estupefaciente sería almacenada hasta su posterior envío a costas españolas.

Esta operación ha sido desarrollada el Grupo de Blanqueo de Capitales de la UCO y el Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de Canarias, con el apoyo de la Unidad Investigativa Contra el Lavado de Activos de la Dirección de Antinarcóticos (DIRAN) de la Policía Nacional de Colombia, Grupo de Reserva y Seguridad número 8, Grupo Cinológico de Tenerife y Servicio Fiscal del Puerto de Santa Cruz de Tenerife, todo ello bajo la tutela del Juzgado de Instrucción número 4 de La Laguna (Tenerife). EFE

pcr/jmr