EFELas Palmas De Gran Canaria

La Policía y la Guardia Civil han desmantelado, al detener a ocho personas e incautarse de 17 kilos de cocaína, un millón de euros, armas de fuego y documentos vinculados al blanqueo de capitales, una de las bandas de narcotraficantes más activas en Gran Canaria.

En esta operación, denominada "Jezabel-Doolittle", han sido detenidos siete personas de nacionalidad española y una búlgara y se han practicado nueve registros, según ha informado este viernes en un comunicado la Jefatura Superior de Policía de Canarias.

El grupo desarticulado estaba especializado en la introducción y posterior distribución de grandes cantidades de cocaína en esta isla y en los registros realizados en las diversas fases de esta investigación los agentes también intervinieron 13 litros de procaína, un fármaco anestésico frecuentemente utilizado como precursor para la adulteración de estupefacientes.

Las pesquisas comenzaron tras conocerse que un grupo delictivo asentado en el archipiélago canario preveía introducir una notoria cantidad de cocaína en la isla de Gran Canaria.

Los investigadores pudieron averiguar que este grupo disponía de varios vehículos preparados con “caletas”, esto es, habitáculos creados en su interior para ocultar droga y dinero, y de inmuebles para almacenar la sustancia estupefaciente antes de su distribución.

También pudieron corroborar la existencia de un grupo de personas, a sueldo de la organización delictiva, que hacían de “mulas” trasladando el dinero obtenido de la venta de la droga fuera de la isla.

Posteriormente, detectaron la vía de entrada de precursores, sustancias utilizadas para la adulteración de la cocaína en este caso, concretamente de procaína, un fármaco que bloquea la conducción nerviosa y que actúa como potente anestésico local, interviniéndose 13 litros de esta sustancia en el Aeropuerto de Gran Canaria.

En una última fase, se logró identificar al líder de esta organización y a todos los miembros que participaban de manera activa en los hechos investigados, tanto en la introducción como en la distribución y el blanqueo de capitales detectado con la inclusión de los beneficios en el circuito financiero legal.

Las distintas intervenciones de cocaína llevadas a cabo en esta investigación se iniciaron al detectarse un vehículo con una sofisticada “caleta” en su interior donde se escondía un kilogramo de cocaína, por lo que fueron detenidos sus ocupantes, dos hombres de nacionalidad española, detalla la nota.

A raíz de estas detenciones, se localizó en Santa Lucía de Tirajana a uno de los principales distribuidores de cocaína de Gran Canaria, un ciudadano búlgaro que cambiaba constantemente de residencia y que estaba especializado en la ocultación de esta sustancia en aparatos de aire acondicionado portátiles, frigoríficos y altavoces de música, a quien se le intervinieron 15 kilos de esta sustancia.

Además de todas estas actuaciones, en los nueve registros practicados se intervinieron otras cantidades de cocaína, heroína y sustancias de corte, así como una prensa hidráulica, un arma de fuego corta municionada del calibre 32 y un arma prohibida con apariencia de bolígrafo también municionada con un cartucho, ambas dispuestas para su uso, además de abundante documentación, 6 vehículos y diferentes dispositivos móviles y electrónicos de interés para la investigación.

Esta operación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción nº 5 de Las Palmas de Gran Canaria y llevada a cabo por el Equipo Contra el Crimen Organizado con sede en Canarias de la Unidad Central Operativa (ECO Canarias), Unidad Orgánica de Policía Judicial de Las Palmas, OCÓN-SUR de la Guardia Civil y el Grupo 1 de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Las Palmas. EFE

pcr