EFESanta Cruz de Tenerife

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha confirmado que en principio el Ejecutivo no recurrirá ante el Tribunal Supremo la supresión del toque de queda aunque si la eliminación del cierre perimetral ya que entiende que esta última medida junto con la limitación de los grupos son esenciales para controlar la pandemia.

Torres, en una rueda de prensa en el Parlamento de Canarias, ha señalado que el Consejo de Gobierno adoptará esta tarde una decisión sobre qué recursos presentará ante el Tribunal Supremo tras anular el Tribunal Superior de Justicia de Canarias el toque de queda y el cierre perimetral para las islas que se encuentren en niveles de riesgo superior al dos.

La decisión, ha apuntado Torres, se tomará en función de los informes jurídicos y de salud pública, que se deliberarán esta tarde en Consejo de Gobierno.

Ha agregado que estos informes adelantan que la medida más importante es la limitación de personas en función de los niveles de alerta y después el cierre perimetral de las islas en nivel tres y cuatro.

Respecto al cierre perimetral, ha explicado que no conlleva la prohibición de la salida y entrada de una isla sino la obligatoriedad de tener un test negativo y que es una medida "efectiva y constitucional".

Para Torres el toque de queda es la medida "menos relevante" porque hay otras complementarias, como el cierre de la restauración a una hora determinada.

Aunque decaiga el toque de queda, el presidente ha recordado que no puede haber reuniones de más de diez personas en el mejor de los casos, si la isla está en el nivel de alerta uno.

Por lo tanto, no se pueden producir grandes aglomeraciones, ha precisado Torres, quien ha insistido en la importancia del cierre perimetral, medida que cuenta con el visto bueno del Ministerio Fiscal y con el apoyo de votos particulares de TSJC.

El presidente ha insistido en que aunque no haya toque de queda no se pueden aglomerar personas después de las once o doce de la noche.

Si esto ocurre se llevarán a cabo sanciones, tal y como abordará mañana la Junta de la Seguridad Regional convocada en Tenerife con el fin de arbitrar mecanismos de cara al fin de semana.

El presidente ha enviado un mensaje a la ciudadanía y ha agradecido su responsabilidad, pues "en estos momentos no podemos festejar absolutamente nada ya que seguimos luchando contra la pandemia".

Ha abogado por la vacunación, que es "la mejor medida" y ha deseado que se pueda llegar cuanto antes al 70% de los vacunados, porcentaje que ha reiterado que se alcanzará "en verano".

Sobre la posibilidad de reclamar el toque de queda en Canarias en una situación excepcional, ha indicado que se le escapa como presidente si "a día de hoy" se puede pedir, aunque ha admitido que no le preocupa porque ninguna isla está en una situación preocupante. EFE

brr/spf