EFELas Palmas de Gran Canaria

Unos 200 niños, procedentes de los campamentos de refugiados de Tinduf, al suroeste de Argelia, pasarán el verano en Canarias junto a unas familias de acogida que se encargarán durante estos dos meses de su educación y sus necesidades médicas y alimenticias.

El programa "Vacaciones en paz" , puesto en marcha por la Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui (ACAPS) y en el que participa desde hace años el Cabildo de Gran Canaria, traerá a unos 200 niños a Canarias, donde pasarán el verano junto a familias de acogida, alejados de los 50º C del desierto.

En total, cerca de 5.000 niños saharauis menores de trece años pasarán la época estival en España, repartidos por todas las comunidades autónomas.

El objetivo del proyecto es "sacar a los niños, a todos los que se pueda, de los campamentos para que puedan pasar un verano en condiciones", ha explicado el consejero insular de Cooperación Institucional y Solidaridad, Carmelo Ramírez (NC), quien además ha asegurado que la acogida de estos niños en Gran Canaria "continuará" hasta que el problema que existe en el Sáhara Occidental "se resuelva".

El pueblo saharaui "debe ejercer su derecho a la autodeterminación a través de referéndum", ha añadido Ramírez, quien ha asegurado que el Cabildo "seguirá denunciando" tanto la ocupación ilegal del Sáhara Occidental como la violación de los derechos humanos que Marruecos lleva a cabo en los territorios ocupados.

Por su parte, el subdelegado del Frente Polisario en Canarias, Mohamed Said, ha agradecido a las familias que una vez más hayan abierto de forma generosa la puerta de sus hogares a todos estos pequeños, a todos estos niños que no vienen "de turismo", sino que "proceden de un lugar donde hace más de 50 grados y padecen diferentes patologías, además de necesidades alimentarias".

Said ha insistido en que la población saharaui "lleva 42 años viviendo en una situación difícil, viviendo de donaciones de organismos internacionales que muchas veces no llegan a la población debido a recortes" y que, por lo tanto, "se deben recurrir a otras instituciones para suplir las deficiencias" con proyectos como este.

Estos niños vienen "con necesidad de ser tratados por la medicina, deben ser atendidos de la mejor manera posible y deben encontrar aquí esos momentos de paz y de hogar que compensen el sufrimiento que padecen cada día en los campos de refugiado", ha explicado el presidente del Cabildo, Antonio Morales (NC).

"Recibimos mucho más de ellos de lo que podemos darles", han destacado unos padres de acogida que participan por tercera vez en el programa y que aseguran que la experiencia "no es nada fácil" pero es "inolvidable".

Aquí "hay aire acondicionado, casas preparadas, neveras y agua", ha recordado esta familia, que también lamenta que no participe mucha más gente en este tipo de proyectos. EFE

lha/jmr

(foto)