EFELas Palmas de Gran Canaria

La Audiencia de Las Palmas ha condenado este martes a ocho años de prisión a los tres patrones de un cayuco que partió de Mauritania en agosto de 2020, en una travesía que se prolongó dos semanas tras quedar a la deriva y que costó la vida a cinco de sus ocupantes.

El tribunal de la Sección Primera de la Audiencia ha dictado de viva voz la sentencia, en la que se imponen las penas mínimas a los tres acusados por los cargos de los que se han reconocido culpables: un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y cinco de homicidio imprudente.

Los acusados, Ousmane C., natural de Mali, Djibril M., de Guinea, y Boubakar K., también de nacionalidad maliense, han admitido que cobraron cantidades de dinero a los otros catorce inmigrantes subsaharianos para viajar en el cayuco hasta Canarias sin reunir las mínimas condiciones de seguridad para afrontar esa travesía.

Los tres procesados se han mostrado conformes con la condena tras corroborar las dos médicos forenses que emitieron un informe sobre la edad de dos de los imputados, Ousmane C. y Djibril M., que la posibilidad de que ambos tuvieran 18 años o más era de casi un 95 %.

Los acusados se enfrentaban inicialmente a una condena de 17 años de cárcel y han optado por renunciar a la celebración del juicio y por admitir una condena de conformidad, más baja.

La embarcación partió entre los días 5 y 7 de agosto de las costas de Nuadibú y sus ocupantes llegaron al muelle de Arguineguín, en Gran Canaria, el 20 de agosto, tras ser rescatados en el mar por Salvamento Marítimo, que halló a once varones con vida y cuatro cadáveres sin identificar, por las condiciones climatológicas extremas a las que estuvieron expuestos y la falta de agua.

Se estima que estas cuatro personas fallecieron entre los días 18 y 20 de agosto, y la quinta que perdió la vida murió en el Hospital Insular de Gran Canaria, a donde fue trasladado tras llegar a la isla, junto a otro de los inmigrantes, debido al mal estado en el que se encontraba.

La causa de la muerte de los cinco fallecidos fue un fallo multiorgánico, según la autopsia que se les practicó.

Los abogados que han representado a los tres acusados han insistido en que se les ha impuesto la pena menor que se puede fijar por los delitos que se les atribuyen, y han considerado que el acuerdo ha sido la mejor solución para los procesados, a los que creen cuando dicen que "ni se lucraron ni pertenecen a mafia alguna". EFE

cda

(foto)