EFESanta Cruz De Tenerife

Cruz Roja atendió a 203.006 personas en Canarias en 2021, un año convulso en el que a la covid y la inmigración se sumó el volcán de La Palma, lo que obligó a la organización a reinventarse para continuar atendiendo el creciente número de personas en exclusión social en las islas, y que augura un 2022 complicado.

El presidente de Cruz Roja en Canarias, Antonio Rico, y sus responsables en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, Mayte Pociello e Isaac Díaz, respectivamente, han presentado este viernes la memoria de la entidad correspondiente al año pasado que, según ha subrayado su máximo responsable, implicó que cuando "seguíamos inmersos" en la crisis derivada de la pandemia "llegó la tragedia" del volcán.

Al respecto, la presidenta de Cruz Roja en Santa Cruz de Tenerife, Mayte Pociello, ha indicado que el volcán "desbordó" un sistema de atención que ya venía con la carga de la covid-19 "y tuvimos que reinventarnos y sacar toda la potencialidad, la fortaleza" de la institución que, ha recordado, estuvo en La Palma ya antes de la erupción, el 19 de septiembre de 2021.

Antonio Rico ha precisado que, además, se desplazaron a la isla 475 voluntarios procedentes de otras regiones, algunos de ellos con experiencia en catástrofes como el terremoto de Lorca (Murcia) o grandes nevadas, y se realizaron 8.038 intervenciones, de las que 4.219 fueron mujeres, en su mayor parte desplazados de su vivienda por las coladas.

También se entregaron más de 200.000 equipos de protección individual, 3.844 ayudas económicas para las necesidades básicas, mil equipos de limpieza de viviendas, 360 entregas económicas de transporte, 118.145 raciones de comida, 514 mantas y se ofrecieron 600 plazas de albergue al inicio de la emergencia, entre otros datos.

Pero, mientras el volcán continuaba en erupción Cruz Roja debía seguir atendiendo al resto de proyectos sociales, lo que implicó un aumento de trabajo "brutal" para voluntarios y personal de la organización, ha subrayado Pociello, quien ha insistido en que se realiza un trabajo integral, no sólo de entrega de una ayuda puntual.

La pandemia y el volcán han puesto de manifiesto "que todos podemos ser vulnerables", ha puntualizado Antonio Rico, quien ha expuesto la fragilidad de la sociedad canaria ante una cifra cada vez mayor de personas sin hogar y una situación que en algunos casos se convierte en irrecuperable o irreversible.

El presidente de Cruz Roja en Las Palmas, Isaac Díaz, ha aludido al aumento de intervenciones para atender personas sin hogar e inmigrantes, y ha especificado que, en general, el perfil de las personas que reciben asistencia son hombres en el 56 por ciento de los casos, y por franja de edad aparecen en primera lugar personas de 31 a 40 años, seguidos de las de 45-50; 21-30 y 81 a 90 años.

Del total de personas atendidas por Cruz Roja en Canarias el año pasado, 121.086 correspondían a casos de inclusión social, mientras que 33.567 lo fueron en el apartado de socorros, 22.227 en juventud, 18.590 en educación, 5,765 en salud, 4.606 en empleo y 1.432 en medio ambiente.

Cruz Roja dispone en Canarias de dos centros logísticos de intervención, 20.439 personas voluntarias, 62.719 socios y 840 empresas asociadas, además de 1.181 personas vinculadas laboralmente, 369 vehículos y 38 embarcaciones y motos de rescate.

En cuanto a la actividad económica, Cruz Roja ingresó 83.430.650 euros y tuvo gastos por 83.547.495, lo que arroja un balance negativo de 116.845 euros.

En lo que se refiere a la inclusión social, Cruz Roja ha realizado 537.195 intervenciones con 104.320 personas distintas, de las que 22.400 han sido inmigrantes, 7 refugiados, 50.778 personas en situación de extrema vulnerabilidad, 2.088 personas con discapacidad, 538 reclusos, 219 menores en dificultad, 3.319 mujeres vulnerables y 10.157 personas mayores, entre otros.

Antonio Rico ha indicado al respecto que, aunque los datos macroeconómicos de marzo son favorables, es necesario reflexionar sobre por qué en una región que recibe a 18 millones de turistas el empleo es precario y hay trabajadores que no llegan a fin de mes, lo que evidencia el dato "demoledor" de que en Canarias simplemente no hay capacidad de ahorro y sería preciso analizar qué modelo económico se debe implantar para que las personas lleven una vida "con cierta holgura".

"No desfallezcamos y sigamos trabajando para dar respuesta con responsabilidad, sencillez, honestidad, altruismo y empatía" con la sociedad, ha precisado Antonio Rico, para enfatizar que Cruz Roja ha cambiado su visión de dar ayudas puntuales a un modelo integral de atender a la persona "desde que entra por la puerta". EFE