El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, ha afirmado que el incremento de casos de covid-19 que se está dando actualmente en el archipiélago "no se está traduciendo en modo alguno en un aumento de la presión hospitalaria".

Por ello, aunque este crecimiento en el numero de infectados genera que todo el sistema asistencial, y en especial la atención primaria, tenga que hacer un esfuerzo añadido para dar respuesta "no se va a tomar ninguna medida especial".

Trujillo ha explicado que la situación que se vive en la actualidad es "muy distinta" de la que existía al inicio de la pandemia, puesto que "ahora mismo tenemos nuevas variantes que van surgiendo y tienen una capacidad transmisora mucho más alta que las anteriores".

Sin embargo, este hecho "no está produciendo ninguna situación grave que obligue a tener que destinar espacios convencionales a tratar la covid, como si ocurrió en los dos años anteriores".

"La situación epidemiológica está evolucionando con mucha contagiosidad pero con poca presión asistencial, por lo que aunque seguiremos muy de cerca su tendencia no vamos a llevar a cabo ninguna acción excepcional".

Más allá de eso, el consejero ha recordado las recomendaciones "que adoptamos en su momento y aún no hemos abandonado, como el uso de la mascarilla" y ha hecho hincapié en "la necesidad de continuar vacunándonos". EFE