EFELas Palmas de Gran Canaria

El Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM) celebra este miércoles 30 años de actividad a la vanguardia de la creación en Canarias con una exposición sobre la vida y obra su fundador, el escultor Martín Chirino (1925-2019), planteada como "un acto de justicia" con un "artista universal".

“Es de justicia. Chirino -fallecido el pasado 11 de marzo- hizo converger ese deseo del sector cultural de Gran Canaria de dotar a la isla de un museo y centro de arte contemporáneo”, explica a Efe el director del CAAM, Orlando Britto, quien recuerda que la inauguración hace 30 años de este museo tuvo lugar en un contexto internacional muy marcado por la caída del Muro de Berlín.

La primera exposición que acogió el CAAM en 1989 fue "Surrealismo entre Viejo y Nuevo Mundo", comisariada por Juan Manuel Bonet Planes, y desde entonces sus salas han exhibido el trabajo de grandes artistas del panorama internacional, nacional y del archipiélago, como Pepe Dámaso, César Manrique y Juan Hidalgo.

Las obras de Hidalgo, Premio Nacional de Artes Plásticas en 2016, tienen un peso importante en los fondos del CAAM, además de que este año el CAAM también ha conmemorado el centenario del nacimiento del reconocido artista y activista ambiental de Lanzarote lanzaroteño, con "Universo Manrique", una exposición coordinada por Katrin Steffen.

A día de hoy, el museo situado en el casco histórico de Las Palmas de Gran Canaria, en el barrio de Vegueta, atesora una colección de 2.837 piezas de arte nacional e internacional.

Al rememorar los primeros pasos del CAAM, Britto subraya que la caída del Muro de Berlín, el desmoramiento del bloque soviético y el fin de la Guerra Fría propiciaron "una nueva Europa", un antes y un después en la sociedad occidental, y ni artistas ni instituciones han podido evadirse nunca de la actualidad que rige sus vidas.

"Los contextos evolucionan y hoy la gran crisis mundial es climática", dice el director de este museo, para insistir que el centro que dirige desde 2016 "no es ajeno al contexto, como tampoco lo son los artistas, quienes desarrollan propuestas relacionadas con el que les ha tocado vivir".

Las líneas esenciales de trabajo del CAAM se definieron en el periodo de Martín Chirino y consisten en reivindicar, visibilizar e investigar el arte en Canarias, así como sus relaciones y sus diálogos con otros espacios, explica Britto, para conectar dichas relaciones con "la tricontinentalidad" del museo, adquirida gracias a sus estrechos lazos con Iberoamérica, África y Europa.

Chirino también inauguró "un modelo de trabajo que consiste en invitar a especialistas, comisarios y comisarias, tanto nacionales como internacionales, a presentar propuestas y a abordar diferentes problemáticas", prosigue Britto, una forma de compartir y aprender el arte que la institución insular continúa llevando a cabo.

Aunque el Centro Atlántico de Arte Moderno ha recibido la visita de un millón y medio de visitantes a lo largo de estas tres décadas y el público que participa en las actividades que organiza es cada vez más joven, en la actualidad trabaja para alcanzar a toda la población y para potenciar en la ciudadanía grancanaria el sentir de que el arte que aquí se exhibe pertenece a todos.

"Trabajamos para el conjunto de los ciudadanos porque son quienes sufragan con sus impuestos estos espacios culturales", señala Orlando Britto, antes de insistir en la importancia de que el CAAM se convierta en un "punto de encuentro" de la sociedad isleña.

‘El artista sueña. Homenaje a Chirino’ será la exposición que esta tarde inaugure el museo para conmemorar su 30 aniversario y para homenajear al maestro de las espirales y el viento.

Un acto institucional, un recital de música clásica y un concierto de los grupos grancanarios Gabriela Suárez Jazz Singer Trío, Mora Manouche y The Birkins, que también se celebrarán esta tarde, completan el programa oficial del trigésimo aniversario del CAAM.

"La reflexión y el pensamiento, las propuestas y el cuestionamiento permanente que hacen los artistas de la realidad aporta algo fundamental a nuestra sociedad", debido a que en la actualidad son necesarios lugares que "funcionen como espacios críticos", defiende Orlando Britto.

De cara a afrontar los próximos 30 años como institución referente del arte en todas sus disciplinas en las islas, los retos del Centro Atlántico de Arte Moderno pasan por "continuar irradiándose de la sociedad" y seguir "colaborando en la difusión de los procesos creativos", como el lugar de libre pensamiento que es. Tal y como fue concebido por Martín Chirino.