EFELas Palmas de Gran Canaria

El nuevo edificio de enfermedades emergentes del recinto del Hospital Juan Carlos I permitirá atender patologías infecciosas como el covid-19 u otras, en un espacio de 5.000 metros cuadrados con 95 camas, ha informado el consejero de Sanidad, Blas Trujillo.

La infraestructura cuenta con tres plantas y un sótano diseñado para tratamiento de residuos, que podría prepararse para acoger un TAC o de aparatos diagnósticos.

Son 95 camas, principalmente de hospitalización, aunque también habrá varias destinadas al duelo para una despedida mejor en cuanto a comodidad y espacio.

El objetivo de esta infraestructura es que ofrezca soporte a pacientes covid como hospital de día para aquellos casos que requieren seguimiento y tener así un inmueble que libere los hospitales más tensionados y responda a las necesidades de la isla en las enfermedades emergentes.

Ello permitirá que se pueda realizar la actividad ordinaria en los hospitales generales ante cualquier ola o nueva patología.

También tiene previsto en el medio plazo la posibilidad de poder atender el covid persistente, a nivel insular como unidad específica para seguimiento.

Trujillo ha explicado que este edificio polivalente forma parte de la red con tres unidades más, dos que ya se están ejecutando en los hospitales de referencia de Tenerife y otro en Hospital Doctor José Molina Orosa de Lanzarote, con un total de 342 camas nuevas en Canarias y una inversión de 47 millones de euros, "el mayor incremento de camas hasta el momento" en las islas, ha asegurado.

Este hospital "pretende dar respuesta a los fenómenos de las enfermedades emergentes y al propio covid" para "aligerar la ocupación de los hospitales con pacientes de esta patología y ganar espacio a la atención asistencial ordinaria y listas de espera".

La creación de esta infraestructura sanitaria en Las Palmas de Gran Canaria ha contado con un presupuesto de 14,5 millones con el equipamiento completo y se espera que esté en funcionamiento tras el verano, tras culminar las telecomunicaciones y obras de conexión de agua entre otras, ha adelantado Trujillo.

Este es "la primera infraestructura sanitaria de Canarias que lleva aplicado un sistema de energía eficiente y placas fotovoltaicas" que van a generar energía el 15% de la demanda del edificio.

Está diseñado, ha dicho el consejero, para dar respuesta a las enfermedades infecciosas "con todo un conjunto de compartimentos estancos, ventilación ex profeso para evitar mezclas de aire de circuitos e incluso diferentes circuitos para residuos", con un funcionamiento "muy pensado para las enfermedades emergentes".

Contará con un centenar de profesionales, entre nuevas contrataciones y por la reestructuración de servicios.

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha recordado que en el Debate de la Nacionalidad celebrado en marzo de 2022, trasladó que en este ejercicio habría "más camas para la sanidad pública de las que habían existido en los últimos 12 años, y este es un ejemplo".

Se trata de una infraestructura "de emergencia", que se ha realizado "en ocho meses" y atendiendo "a las necesidades de la sanidad y las enfermedades emergentes, con materiales modernos y un trabajo excelente que apuesta por la sostenibilidad" y que "va a aliviar la presión hospitalaria al atender con unidades específicas para patologías infecciosas y de otra índole" con los "mejores niveles de bienestar y personal médico especializado".

Ante el repunte de nuevos casos covid, el presidente ha recordado que las islas están en "una normalidad bastante alta", pero que "nos obliga a convivir con el covid".

Edificios como este es "algo por lo que apostar, para tenerlos en el menor tiempo posible para también aliviar las listas de espera y tener centralizadas las dotaciones pertinentes en los grandes hospitales, y complementar de forma eficiente y necesaria este trabajo".

Este "es el camino", ha subrayado Torres, y el objetivo "es prepararnos ante nuevas olas y nuevas enfermedades infecciosas" para que "cualquier contingencia llegue estando mejor preparados de lo que estábamos en 2020".

El director general del Servicio Canario de Salud, Conrado Domínguez, ha señalado que el aumento de casos covid “no es preocupación, sino ocupación”, ya que "se están monitorizando los procesos, se debe seguir con las medidas de responsabilidad individual y apelar a la responsabilidad ciudadana".

Ha recordado que "no ha existido ningún repunte a raíz de actos multitudinarios, que son parte de esta normalidad" aunque "todo el personal, infraestructuras y mecanismos están preparados para atender los casos que están aumentando en toda España".

El director general del SCS aboga por esperar para saber si se trata de una nueva ola. EFE