EFESanta Cruz de Tenerife

El pleno del Parlamento de Canarias ha aprobado este miércoles, con el voto en contra del grupo Popular, una proposición no de ley en la que se insta al Gobierno regional a reforzar el trabajo que favorezca la defensa y el fomento de la modalidad lingüística canaria.

El voto en contra del grupo Popular lo ha explicado su diputado Juan Manuel García Casañas, quien ha recordado que la defensa del habla canaria está en el Estatuto de Autonomía, y por ello solo se precisa cumplir la ley, y ha añadido que su partido se siente muy orgulloso del habla.

El problema, a juicio del diputado del grupo Popular, no está en el habla y sí en el escuchar y ha pedido a los proponentes que para cumplir la ley hablen con el vicepresidente del Gobierno canario, Román Rodríguez, de Nueva Canarias, y que también se cumpla la ley en materias como vivienda, educación y sanidad.

Además, ha afirmado que ningún vecino le ha dicho que entre sus preocupaciones esté el habla canaria, y ha recordado que el grupo proponente, Nueva Canarias, tiene responsabilidades en el gobierno regional, al igual que ASG, Sí Podemos Canarias y Socialista.

La proposición no de ley fue presentada por el grupo Nueva Canarias (NC), que aceptó las enmiendas presentas por los grupos Nacionalista (CC-PNC-AHI), Agrupación Socialista Gomera (ASG), Sí Podemos Canarias y Socialista.

Una propuesta en la que se pide reforzar el apoyo y la colaboración ofrecidos a la Academia Canaria de la Lengua por parte del Gobierno de Canarias, procurando los medios personales y materiales necesarios para que pueda cumplir con plena satisfacción con las funciones de defensa, promoción y estudio del español de Canarias.

También se reclama impulsar, de la mano de la Academia Canaria de la Lengua, una estrategia para proteger, promover y divulgar el uso del español de Canarias.

Asimismo, se insta a la Consejería de Educación a elaborar una normativa que comprometa a las editoriales a la adaptación a la modalidad canaria los libros de texto, obras de consulta y otros materiales y recursos, así como su material digital, como forma básica de proteger y promover nuestro patrimonio lingüístico.

Otra petición es impulsar las iniciativas para adaptar a la modalidad lingüística canaria la expresión utilizada tanto en la señalética de los edificios de las administraciones públicas como en formularios, material audiovisual y documentación administrativa en general, así como en infraestructuras culturales y turísticas, tales como museos o emplazamientos turísticos con afluencia de público.

Apoyar, fomentar y difundir la literatura escrita en Canarias, y demandar el uso y el fomento de las hablas canarias en los medios de comunicación, con especial exigencia a la Radiotelevisión Canaria, en todos los géneros y formatos, son otras reclamaciones.

Promover el buen uso del español de Canarias en el ámbito privado, y reclamar a las agencias de publicidad que se utilice la modalidad lingüística canaria.

En esta iniciativa se destaca que la defensa de la modalidad lingüística canaria comporta la necesidad de continuar avanzando en la conciencia de que el español que se habla en el archipiélago es tan válido y digno como el utilizado en cualquier otra latitud, como pueda serlo el español castellano, el colombiano o el andino.

Se recuerda que la Academia Canaria de la Lengua, creada en 1999 por mandato del Parlamento de Canarias, nació con el objetivo fundamental de "promover el estudio y descripción de la variedad canaria de la lengua española, sin olvidar la producción literaria desarrollada en el archipiélago a lo largo de los últimos cinco siglos".

El seseo, que se da de manera generalizada; la ausencia del fonema interdental fricativo (representado por la grafía z y por la c ante e, i) y la consiguiente pronunciación predorsal de nuestra s, con aspiración en posición final de sílaba y palabra, son algunos d los rasgos fónicos, gramaticales y léxicos que conforman la particularidad de las hablas canarias.

Otros rasgos son la pronunciación relajada del fonema velar fricativo (representado por la grafía j y la g seguida de e, i); la pronunciación sonorizada y adherente de la ch; la no utilización del pronombre vosotros; el empleo preferente del pretérito indefinido; la sustitución de las formas propias del imperativo; y el empleo de guanchismos, portuguesismos, americanismos y arcaísmos. EFE

rdg/spf