EFESanta Cruz de Tenerife

Una de las empresas encargadas de los efectos visuales de la serie Juego de Tronos, El Ranchito, busca crear en la isla de Tenerife un centro audiovisual innovador en el que combinar la formación y la investigación.

Así lo ha expresado el fundador de la entidad, Félix Berges, en un encuentro con los medios, en el que indicó que "vamos a crear un centro de investigación con una de nuestras líneas punteras, la elaboración de criaturas y humanos".

"En audiovisuales, una de las tareas más complicadas es hacer personas", ha dicho Berges, quien cree que "el futuro pasará por hacer seres humanos creíbles a ordenador".

Además, otra de las pretensiones de El Ranchito en la isla es la de establecer una escuela de formación para jóvenes canarios porque "el tipo de profesional que demanda el sector no se instruye en universidades o centros", ha destacado Berges.

Según el artista, en la actualidad solo hay cinco trabajadores de la empresa en Tenerife, pero la idea es formar un equipo de entre 30 y 50 personas a finales de este año.

"Buscamos programadores, moderadores, dibujantes, animadores y gente de producción que quiera incorporarse al equipo", para lo cual se fijarán en el talento canario aunque tenga "una cantera pequeña" y en talento español que trabaja en Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda o Australia.

Berges es consciente de que no "se puede competir con los sueldos de esos países", pero "el clima y el estilo de vida" serán un factor determinante para atraer empleados.

El proyecto que prepara El Ranchito en Canarias está planeado para el "largo plazo" y viene motivado por las bonificaciones fiscales que ofrece el archipiélago.

"Los estadounidenses están acostumbrados a trabajar en zonas donde hay incentivos fiscales, si no los tienes no te hacen caso", ha mencionado.

En el caso de Canarias, Berges ha manifestado que "se está haciendo muy bien" y hay que ir "poco a poco", siguiendo el ejemplo de países como Canadá, que hace 20 años implantó las bonificaciones y en la actualidad facturan 5 billones de dólares gracias a este ámbito.

Es por este detalle que se pretende crear "el centro más grande" de la productora en Tenerife y "concentrar en la isla toda la actividad" a pesar de que sus otras dos sedes sean Madrid y Barcelona.

El Ranchito inició su aventura audiovisual en 2013 de la mano del director Juan Antonio Bayona y su película "Lo imposible", para a partir de ahí trabajar con el cineasta español en todas sus producciones, entre las que destacan "Jurassic World: El reino caído" o "Un monstruo viene a verme".

Pese a participar en grandes éxitos del cine español, como Dolor y gloria, SúperLopez o Los amantes pasajeros, el mercado que más gusta a esta empresa es el de la televisión y, en concreto, las series.

"Tuvimos suerte porque cuando empezamos en 2013 éramos demasiado pequeños para realizar superproducciones de cine y nos llamaban más de la televisión", ha apuntado Berges, quien por aquel entonces, no era consciente que el sector que más iba a desarrollarse en los próximos años sería el de la televisión y las plataformas a la carta.

"Netflix está tirando de la producción y el resto de productoras se están sumando", en referencia a las grandes marcas HBO, Amazon, Apple y Disney, con las que El Ranchito está en proceso de confirmar algunos proyectos que serán "los más sonados del próximo año".

Berges ha indicado que no puede hablar de los planes que la entidad tiene entre manos, si bien ha confirmado que la empresa española producirá los efectos especiales de la segunda temporada de la serie Lost in space, de Netflix, en la que ya ha participado y le ha valido una nominación a la pasada edición de los Emmy.

En esa misma edición de los premios estadounidenses, la productora consiguió el reconocimiento por la secuencia de El lago helado, una batalla de la séptima temporada de la serie Juego de Tronos en la que un ejército de caminantes blancos acorrala a Jon Nieve y su grupo.

"Trabajar para Juego de Tronos ha sido una experiencia muy interesante, confiaron en nosotros para un capítulo de la quinta temporada, les gustó muchísimo y seguimos colaborando con ellos durante cinco años", ha comentado Berges.

El experto en efectos visuales ha destacado que trabajar para una de las series más importantes del mundo conlleva "presión y un nivel muy alto de exigencia" que después se ve recompensado porque "mil millones de personas ven tu obra".

Juego de Tronos es el producto televisivo con más efectos visuales de la historia y esto trae consigo mucho esfuerzo, de tal manera que para la escena de El lago helado se necesitó la labor de 150 personas durante 16 semanas.

Mientras que para la Batalla de Invernalia, del capítulo tres de la octava temporada, hicieron falta 80 personas y 30 semanas de trabajo para crear "algo inaudito", puesto que fue un episodio que tardó en rodarse 55 noches ya que toda la acción transcurría en la oscuridad, mientras que la media de grabación de un capítulo es de 8 a 10 días.

La productora de la serie de ficción ha necesitado a 15 o 20 proveedores de efectos visuales para cada temporada, algo sin precedentes en la industria que podrá verse superado por la nueva serie de El señor de los anillos que Bayona empezará a filmar en enero.

Debido a la buena relación con el director, El Ranchito tiene opciones de participar en esta grabación, algo que Berges considera "una suerte".

El desarrollo de la industria de televisión a la carta está en pleno auge y "seguirá creciendo hasta estabilizarse arriba", lo que el artista celebra porque conlleva al aumento del mercado de efectos visuales.

España crece tímidamente en este nicho, pues cada vez más empresas consiguen contratos con grandes productoras estadounidenses. EFE