EFELas Palmas de Gran Canaria

La Guardia Civil ha intervenido 1.620 kilos de hachís que acababan de ser desembarcados de madrugada en Gran Canaria tras saber de la llegada de la droga y organizar un dispositivo para esperarla, según ha informado este sábado.

La costa de la Punta de Tenefé, en el municipio de Santa Lucía Tirajana, fue el escenario elegido para introducir la droga en la isla tratando de no ser descubiertos por los responsables de su traslado, que no pudieron ser detenidos porque lograron huir, se relata en un comunicado del instituto armado.

En él se explica que diferentes informaciones permitieron anticiparse al intento de meter el hachís en Gran Canaria usando algún punto del litoral del sureste en la madrugada del 18 de abril, por lo que se movilizó en esa zona un dispositivo integrado por una patrullera de su Servicio Marítimo y varias unidades de tierra.

Así se pudo detectar cómo se dirigía a tierra una embarcación neumática en la que iba la droga e ir a su encuentro, si bien no se consiguió detener a sus propietarios debido a que habían aplicado diferentes medidas de contravigilancia que les permitieron percatarse de la llegada de los agentes y huir, añade.

Y detalla que lo que sí se pudo es intervenir la droga, que quedó abandonada en una furgoneta distribuida en 54 fardos que, en total, arrojaron un peso de 1.620 kilogramos de hachís. EFE