EFESanta Cruz de Tenerife

La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife ha tramitado durante la última semana 65 actas por incumplimientos de la normativa covid, lo que supone una disminución en la actividad sancionadora de casi el 50 por ciento respecto a la semana anterior.

En un comunicado la policía informa de que han observado un notable descenso en la realización de los “botellones” en las vías de la capital tinerfeña, aunque durante el fin de semana recibieron “bastantes quejas” por la celebración de fiestas en domicilios.

La concejala de Seguridad Ciudadana y Vial, Evelyn Alonso, se ha mostrado “muy satisfecha” con los datos del trabajo policial y asegura que la vigilancia para evitar los botellones y los cierres de las zonas próximas a las playas “están dando sus frutos”.

El único botellón en el que fue necesaria la intervención policial se produjo en la avenida Barranco Molina, junto al viario del barranco Santos, donde hasta 16 personas estaban reunidas consumiendo alcohol a las 03:15 horas del pasado sábado 31 de julio.

Los avisos por fiestas en domicilios en las que se reunían más personas de las autorizadas en el actual nivel 4 de alerta sanitaria ocuparon un buen número de servicios policiales.

La nota informa de que fue necesario intervenir policialmente en cuatro casos, en lugares como el entorno de La Salle, barrio de La Salud, zona Centro y Ofra.

Además, se detectaron grupos de personas en el interior de vehículos estacionados que, si bien no estaban consumiendo alcohol ni otras sustancias, si incumplían el uso de las mascarillas obligatorias.

Tras las inspecciones en los locales de ocio y restauración se tramitaron actas a un establecimiento en la calle Emilio Calzadilla que, a las 02:40 horas del pasado sábado, mantenía la actividad en su interior sirviendo comida y bebidas alcohólicas a una quincena de personas.

También se actuó en un bar en el que había personas bailando en la calle Tirso de Molina; y en la avenida Francisco La Roche se instruyeron actas a un local en el que la música estaba a un nivel muy elevado y se superaba el aforo de comensales.

En la calle El Clavel también fue necesaria la presencia policial para hacer cumplir la normativa preventiva en varios locales.

A lo largo del fin de semana la Policía Local actuó en dos reyertas, una en la zona de estacionamientos del Parque Marítimo y otra en los aledaños de la plaza Príncipe Felipe, lo que se tradujo en media docena de actas.

Además, el sábado por la mañana se procedió a denunciar a un hombre de 47 años y una mujer de 45 que se saltaron la prohibición de paso de vehículos a la playa de Las Gaviotas.

A la media hora de estos hechos, las mismas personas volvieron al lugar y rompieron, desplazaron y tiraron fuera de la vía la señalización específica, por lo que fueron propuestos para nuevas sanciones, detalla el comunicado.

El domingo se procedió a denunciar a ocho vehículos que también se saltaron la prohibición de paso a esa playa cuando ya estaba completa la zona de estacionamientos, y en las playas de Anaga, el viernes por la noche, se levantaron actas por no respetar las prohibiciones de estacionamiento a nueve vehículos en la playa de Almáciga.

Del total de infracciones, hasta 14 casos se originaron por la desobediencia o falta de respeto a los agentes de la autoridad, mientras que por la tenencia o consumo de sustancias estupefacientes se tramitaron una decena de actas. EFE

1011837

ggh/asd