EFELas Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria permite desde este viernes que las mascotas que pesen hasta ocho kilos viajen en Guaguas Municipales, siempre y cuando lo hagan en un transportín durante todo el trayecto.

Con la nueva ordenanza que ahora entra en vigor "se da respuesta a una vieja reivindicación de los vecinos" de la ciudad, ha destacado este viernes el concejal de Movilidad de la capital, José Eduardo Ramírez, quien ha recordado que hasta ahora sólo podían hacer usos del transporte público municipal los perros guía.

Los ciudadanos podrán moverse en las guaguas de la ciudad con sus mascotas de hasta ocho kilos, aunque éstas deberán viajar todo el trayecto dentro de un transportín ventilado e impermeable y con unas medidas equivalentes a un equipaje de mano (45x35x25 centímetros).

Esta medida es "absolutamente sensata" teniendo en cuenta "la apuesta por la movilidad sostenible" del Ayuntamiento, en la que "invitan a la ciudadanía al uso del transporte público", ha considerado Ramírez.

"Muchos de los ciudadanos no conciben su vida sin sus mascotas y era conveniente que pudieran usar el transporte público y se pudieran mover con ellas en las guaguas", ha añadido.

Asimismo, la nueva ordenanza de Protección y Tenencia de Animales del Consistorio capitalino "potencia las situaciones de bienestar y protección del animal, regula la convivencia en las comunidades de vecinos y en espacios públicos y hace hincapié en la protección de animales en cuanto agresividad, deshidratación y abandono", ha destacado el concejal de Salud Pública y Protección Animal, Luis Zamorano.

"Hemos reforzado para que se pueda intervenir más y mejor ante situaciones que ya se contemplan como maltrato animal", ha añadido para concretar que, por ejemplo, la Policía Local podrá intervenir en caso de encontrar un perro que ha sufrido un golpe de calor dentro un coche.

Esta nueva ordenanza prohíbe los espectáculos circenses con animales en cautividad y la tenencia de gallos en suelo urbano por las molestias que causan, además de que no se podrán vender animales en expositores en las tiendas sino que deberá hacerse mediante catálogo y siempre con el número de registro de núcleo zoológico.

También se regulan las colonias de gatos, se incluyen en el nuevo texto las normativas estatal y regional sobre animales potencialmente peligrosos y se eleva hasta los 150 euros la sanción por no implantar el microchip reglamentario a las mascotas.

Según Zamorano, otros municipios de Gran Canaria se han dirigido al Ayuntamiento capitalino para tomar como referencia esta nueva ordenanza de Protección y Tenencia de Animales y actualizar las suyas.