EFEBilbao

Más de un centenar de migrantes, la mayoría llegados en pateras o cayucos a Canarias, de donde lograron salir el pasado mes de febrero, han llegado al municipio guipuzcoano de Irún con intención de cruzar la frontera a Francia, y el Gobierno vasco y Cruz Roja han habilitado albergues para poder alojarles.

En declaraciones a Efe, el director de Migración y Asilo del Gobierno Vasco, Xabier Legarreta, ha expuesto que en las últimas horas se ha atendido en Irún a 106 personas, 15 de ellas mujeres y 3 menores de edad.

La mayoría, ha indicado, tiene la intención de viajar a otros países de Europa y considera que cruzar a Francia por Irún es la mejor manera de llegar a su objetivo.

Por ello, ha subrayado, este episodio evidencia que "da igual la pandemia, los cierres perimetrales o las restricciones de movilidad porque la migración sigue siendo una realidad a la que hay que dar respuesta".

Legarreta ha informado de que a lo largo de este sábado han ido llegando a Irún decenas de personas migrantes en tránsito que han sido atendidas inicialmente y a las que se ha tomado la temperatura y se les ha ofrecido comida y agua, ropa y mascarillas y la posibilidad de ducharse.

Por la noche, el Gobierno vasco les ha buscado alojamiento, para lo que ha habilitado el albergue para migrantes gestionado por Cruz Roja, que ha acogido a 64 personas, también el albergue para peregrinos del Ayuntamiento de Irún, con 30 personas, y el albergue de Hondarribia, donde se cuenta con otras 12 plazas.

De esa manera, el Ejecutivo ha constatado que ningún migrante en tránsito ha pernoctando en la calle y Legarreta ha explicado que, ante el goteo de personas que se estaban acercando a Irún, se habían dispuesto más plazas de las que finalmente se han ocupado.

La mayor parte son personas que en el mes de febrero salieron de Canarias con el objetivo de asentarse en algún otro país europeo y entre las que llegaron ayer había dos bebés, ha constatado. EFE

sf-srm/pcr