EFELas Palmas de Gran Canaria

Los dos presuntos patrones de la patera que fue localizada a 800 Km de El Hierro tras pasar dos semanas a la deriva en el Atlántico han ingresado este viernes en prisión como presuntos autores de tres homicidios y podrían cargar con la muerte de otras cinco personas que se arrojaron al agua desesperadas y de la mujer fallecida en Tenerife.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, los supervivientes de esta patera sostienen que, aparte del hombre que murió a bordo del mercante que los rescató, el Unisea, y de la mujer que pereció tras ser evacuada en helicóptero a un hospital de Tenerife, siete personas más fallecieron en el tiempo que estuvieron perdidos en el océano, a la deriva y sin víveres.

Un hombre y una mujer murieron a bordo de la patera y sus cuerpos fueron arrojados al mar por sus compañeros, y cinco varones se tiraron al agua vivos al no soportar la desesperación.

Conforme a los testimonios de los supervivientes, la situación en la patera era tensa, porque estuvieron muchos días perdidos en el mar, sin comida ni agua, han indicado las fuentes.

Las investigaciones tratan además de averiguar si se trata del grupo de unas 28 personas que, según alertó en su día la ONG Caminando Fronteras, salió el 25 de enero desde la costa de Dajla, en el sur del Sahara Occidental, en una patera de la que se perdió el rastro al poco tiempo de emprender rumbo a Canarias.

Al parecer, la mayoría de los inmigrantes de esta embarcación procede de Guinea Conakry, Costa de Marfil y Sierra Leona.

Ocho de los supervivientes que recogió el Unisea fueron evacuados hasta El Hierro el pasado domingo por dos helicópteros del Ejército del Aire y, de ellos, una mujer, fue derivada al Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria (Tenerife), donde falleció.

Los once inmigrantes restantes permanecieron a bordo del carguero que los rescató hasta su llegada al puerto de Las Palmas de Gran Canaria, el pasado lunes. EFE