EFELas Palmas de Gran Canaria

Seis de cada diez personas que acuden a Cáritas en busca de ayuda son, hoy por hoy, mujeres de entre 35 y 50 años, con hijos menores a su cargo y que se han quedado en la calle, donde sobreviven tratando de ser invisibles para no perder a sus pequeños.

Esta es la "drástica e injusta" cara que tiene la pobreza en Canarias, una situación que hace tan solo cinco años era "radicalmente distinta", según ha asegurado este jueves el director de esta ONG en Las Palmas, Gonzalo Marrero, al presentar un programa de capacitación profesional que oferta desde 2018, junto a la Fundación Mapfre Guanarteme, a personas vulnerables para ayudarlas a acceder a un empleo.

Preguntado por las causas de este fenómeno que, según ha advertido, "viene para quedarse porque no hay vías de solución, ya que las políticas sociales han sido hasta ahora" incapaces de revertirlo, Marrero ha aludido a las crecientes políticas neoliberales que han aplicado en los últimos años en España tanto el PP como el PSOE, un "carro", ha dicho, al que también se han apuntado otros grupos políticos.

También ha reseñado que, tal y como ha confirmado el Banco de España, la crisis económica que ha afectado al país "la han pagado" las clases marginales y las medias y populares, que son las que han visto reducir en siete puntos sus ingresos las primeras y aumentar en tan solo dos las segundas, mientras que los de las "clases ricas han aumentado un 24 %".

A ello, el responsable de Cáritas Diocesana de Canarias, cuyo ámbito de actuación es la provincia de Las Palmas, ha llamado la atención sobre el gran impacto que tienen en las islas las rupturas de pareja, dada la sociedad eminentemente matriarcal que, en su opinión, rige en este territorio.

Al respecto, ha explicado que Cáritas ha constatado que la deriva hacia la exclusión social y la marginalidad afecta, cada vez más, a parejas de entre 35 y 50 años con dos hijos menores en las que uno o los dos miembros pierde un empleo, lo que implica que los ingresos de esa unidad familiar que podía sufragar los gastos de una vivienda y de un coche se reduzcan a la mitad.

Si a esta situación se añade una ruptura, hay que contar con que los hijos se quedan mayoritariamente con la madre, que ve cómo aumentan así los gastos a los que ha se hacer frente, una variable que, según se subraya en el último informe Foessa, explica el aumento de la pobreza femenina en Canarias en estos tramos de edad.

Y es que, cuando a estas mujeres, solas y con hijos menores a su cargo, se les acaban los recursos con los que su entorno familiar le auxilia en un primer momento, "se encuentran en la calle con menores, pero se hacen invisibles, o lo intentan, porque, de lo contrario, les quitan a los niños", ha relatado Marrero.

"El rostro de la pobreza en Canarias se está haciendo drástica e injustamente femenino porque las rupturas familiares y el impacto de la pérdida del empleo y los salarios precarios afectan más a las mujeres con menores que a los hombres", ha aseverado.

Por otra parte, el responsable de Cáritas en Las Palmas se ha mostrado sorprendido de que el relator de la ONU sobre la pobreza extrema y los derechos sociales, Philip Alston, que ha visitado recientemente España, donde ha constatado que el país "falla a los más vulnerables", no se haya trasladado a Canarias.

"Es como si se encarga un estudio de La Liga de fútbol española y no se entrevista al Real Madrid. No ha venido a ver al primero de la lista en todas las variables y eso me ha sorprendido desde el punto de vista estrictamente académico", ha referido. EFE

pcr/jmr

(foto)