EFESanta Cruz de Tenerife

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, ha anunciado este jueves la "difícil decisión" de no celebrar el año próximo las fiestas del carnaval en la calle, ya que no se dan las circunstancias sanitarias adecuadas para ello.

Pero no se renuncia a organizar actividades en las que participen los grupos del carnaval y de la industria paralela para que actúen como "punta de lanza" de las actividades que se lleven a cabo para la recuperación económica de la ciudad, ha indicado el alcalde junto al concejal de Fiestas, Alfonso Cabello.

José Manuel Bermúdez indicó que "nadie entendería la celebración de un Carnaval sin nuestra gente en la calle, pero desgraciadamente vivimos dos urgencias en la actualidad, que no estarán resueltas del todo en febrero de 2021, por un lado, la crisis sanitaria y, por otro, la crisis socioeconómica que es la consecuencia de la pandemia".

En un comunicado el alcalde reconoce que no se dan las circunstancias sanitarias adecuadas para celebrar el Carnaval "como lo hemos celebrado siempre, con nuestra gente en la calle, que es la fuerza que tiene nuestro Carnaval, como lo hemos celebrado siempre y en el formato que estamos acostumbrados desde hace 60 años".

Recuerda que es una fiesta de Interés Turístico Internacional, y destaca que tiene unas raíces muy profundas incluso antes de 1961, y el alcalde recalca que "esta decisión no ha sido fácil de adoptar, pero obedece a dos razones, como son la persistencia de la crisis sanitaria del coronavirus y, en segundo lugar, la necesidad de preservar la protección de la ciudadanía en una celebración eminentemente callejera, multitudinaria y segura".

José Manuel Bermúdez añade que "no será este el equipo de gobierno que organice un carnaval en plena crisis sanitaria, ya que, desgraciadamente, las incertidumbres siguen siendo hoy más numerosas que las certezas respecto a la vuelta real a la normalidad".

También dijo que "ante un escenario todavía tan imprevisible, no se dan las condiciones adecuadas para acometer cualquier preparativo dada la compleja organización del Carnaval en el formato en el que lo conocemos. El Carnaval lo hace el pueblo, pero requiere de una compleja organización".

De este modo, recordó que "el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife se suma así a otras grandes citas festivas que han visto suspendida su celebración, como han sido la Feria de Abril en Sevilla, las Fallas en Valencia o los Sanfermines en Pamplona, por citar solamente algunas de las más importantes del calendario festivo de nuestro país, pero prácticamente las fiestas se han suspendido en su totalidad".

El alcalde aseguró se trabaja en el diseño de actividades que, de manera no presencial, puedan mantener y recordar el espíritu del Carnaval entre la población durante las semanas en las que se tendría que celebrar, con el objetivo de que "estas actividades nos permitirían mantener la llama viva de la fiesta más importante de la ciudad y recordarnos que seguimos teniendo el mejor Carnaval del mundo".

En cuanto a las consecuencias socioeconómicas afirmó que "somos conscientes de lo que supone una decisión de este tipo para las decenas de agrupaciones y colectivos que hacen grande nuestro Carnaval, igual que para nuestro tejido económico y empresarial, con un impacto calculado para la ciudad de unos 30 millones de euros", y en esa línea señaló con rotundidad que "este grupo de Gobierno tiene claras sus prioridades: atender las necesidades de carácter social y contribuir a la recuperación económica".

Respecto a esto último, el alcalde anunció que "vamos a mantener la colaboración económica con las agrupaciones del Carnaval, que son el mayor movimiento asociativo del municipio, y con la industria paralela a esta celebración".

También anunció que ha dado instrucciones para aprovechar la ilusión, el talento y la imaginación "de la que han hecho gala históricamente las agrupaciones del Carnaval y su industria adyacente en la recuperación de la ciudad para generar ideas que nos hagan mantener viva la llama del Carnaval, por lo que estamos ya trabajando en la determinación de una serie de medidas que ayuden a compensar sus consecuencias".

Bermúdez recordó que "todas las medidas sanitarias que nos llegan desde las autoridades parten del distanciamiento social, pero nuestro Carnaval no está hecho para eso. Nuestro Carnaval es el del acercamiento social. Está hecho para la gente en la calle, de las miles de personas disfrutando en la calle".

Y eso ahora mismo es "imposible de realizar y de organizar para garantizar las seguridad sanitaria de las personas que viven en Santa Cruz y para los que visitan nuestra ciudad en esas fechas", añadió.

El concejal de Fiestas, Alfonso Cabello, dijo que el Carnaval será "fundamental para la recuperación de la crisis socioeconómica de la ciudad cuando consigamos salir de la pandemia en la que nos encontramos".

Alfonso Cabello señaló que "el encargo por parte del alcalde es claro, primero es mantener el tejido asociativo con las ayudas a los 90 grupos y más de cinco mil personas que los conforman, y, al mismo tiempo, adelantar que vamos hacer extensiva esas ayudas también a los diseñadores del Carnaval, que son los únicos que tradicionalmente no las tienen por parte de la organización siendo uno de los colectivos más importantes del Carnaval".

El otro objetivo es estar preparados para cuando se den las condiciones sanitarias adecuadas utilizar el Carnaval como elemento de dinamización y recuperación para mitigar en el menor plazo posible el impacto económico de la crisis.

Adelantó en cuanto a medidas que se van a llevar a cabo en las fechas tradicionales del Carnaval "una gala que sirva de homenaje a la ciudad de Santa Cruz y una serie de acciones para mantener el Carnaval en el ámbito audiovisual, para lo que hacemos un llamamiento para recopilar todo el material posible, con homenajes a los grupos y así general ilusión y motivación en los colectivos". EFE