EFESanta Cruz de Tenerife

Cincuenta personas han resultado infectadas por covid-19 entre pacientes, familiares y sanitarios en el brote detectado la semana pasada en el Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil y seis de ellas han fallecido debido a las patologías previas por las que estaban ingresadas, la mayoría ya en cuidados paliativos.

La Consejería de Sanidad considera que este brote ha quedado estabilizado tras los cribados a todo el personal y las medidas establecidas por la dirección-gerencia.

"Los pacientes afectados se encuentran estables dentro de la gravedad de las patologías que motivaron el ingreso hospitalario y los trabajadores permanecen asintomáticos, cumpliendo cuarentena en sus domicilios", informa Sanidad.

En la planta 4 norte, trece pacientes dieron positivo, de los que han fallecido cinco debido a las graves patologías por las que fueron ingresados en una planta de cuidados paliativos.

Relacionado con este brote, cuatro familiares de los afectados han dado positivo y se encuentran aislados en sus domicilios y en esta planta también han dado positivo 12 trabajadores.

En la planta octava sur, el brote ha afectado a seis pacientes, uno de ellos fallecido con graves patologías previas, y seis trabajadores, que se encuentran en aislamiento domiciliario.

Tras el cribado de todo el personal sanitario, se detectó un brote en el servicio de radiodiagnóstico con nueve sanitarios afectados.

"La Dirección del Centro ha puesto en marcha todas las medidas de control necesarias y ha ampliado la recomendación de protección de los protocolos del Ministerio de Sanidad en cuanto al uso de mascarillas y en las áreas de hospitalización se usan FFP2 y pantalla facial", informa Sanidad.

También se han prohibido las visitas a pacientes hospitalizados y se ha procedido a la limpieza y desinfección del edificio y sus exteriores.

Las medidas de vigilancia y control se han reforzado y se realizan prueba PCR de forma sistemática a todos los pacientes ingresados, incluyendo embarazadas y pacientes pediátricos. EFE

acp/jmr