EFELas Palmas de Gran Canaria

Los solapamientos y las ineficiencias lastran los servicios sociales en Canarias, en opinión de la Asociación de Directoras y Gerentes de este área, que urge a las instituciones de esta región a impulsar un "modelo vertebrado" que vaya mucho más allá de la delegación de competencias.

Esta es la principal conclusión a la que llega esta asociación en su radiografía anual de la situación y el desarrollo de los servicios sociales en España y por comunidades autónomas en función del gasto, los derechos reconocidos y las coberturas de cada territorio.

En el análisis que hace de Canarias, la entidad concluye que uno de los mayores desequilibrios que presentan los servicios sociales públicos en las islas "es la ineficiencia", por lo que estima que es "urgentísima una ordenación territorial en la que los cabildos, los grandes municipios y el Gobierno regional alcancen un pacto estratégico global" en este ámbito.

La asociación, que no ha podido evaluar el potencial de la recién aprobada Ley de Servicios Sociales en Canarias, sitúa al archipiélago en el puesto número 14 (de 17) en el desarrollo de su sistema de servicios sociales, aunque destaca que "registra una ligera mejoría en los últimos años, con un incremento de 1,35 puntos desde 2015".

Esta mejora viene derivada, en parte, por la integración de las entidades locales en el sistema de atención a la dependencia que, sin embargo, sólo ofrece atenciones al 5,34 % de su población potencialmente considerada como tal.

Este informe sitúa en el 29,3 % el porcentaje de dependientes que sufren "el limbo" o la desatención, una tasa que es del 19,2 % a nivel estatal.

La Asociación de Directoras y Gerentes de los Servicios Sociales resalta que la relevancia económica de los servicios sociales públicos en Canarias "mejora notablemente", debido al esfuerzo inversor de las instituciones de las islas, "que sigue una línea de crecimiento desde 2013, muy destacable en el último año, y se aproxima a la media estatal".

Así, la inversión por habitante y año ha sido de 372,48 euros en Canarias en 2018, mientras que la media estatal ha sido de 381,25 euros, y el porcentaje que supone la inversión en servicios sociales sobre el presupuesto total de las administraciones públicas del archipiélago es del 9,21 %, cuando la media nacional es del 9,39 %.

No obstante, el informe asegura que la cobertura efectiva de prestaciones y servicios en Canarias "sigue siendo muy baja en relación con la media estatal" y sólo destaca en servicios para personas con discapacidad, tanto en plazas residenciales, con una cobertura del 2,06 %, frente al 1,47 % de media estatal, y en centros de día y ocupacionales, con 4,34 % frente a 2,67 % de media estatal.

Entre los déficit más acusados del sistema de servicios sociales canario, la asociación alude a la "debilidad de sus estructuras básicas en el ámbito local, con un profesional por cada 3.155 habitantes, cuando la media estatal es de un profesional por cada 2.348 habitantes".

De igual forma, recalca que en las islas sólo percibe rentas mínimas de inserción el 4,6 % de la población que vive bajo el umbral de la pobreza, mientras que la media estatal es del 8 %, y que es "deficitaria en la mayor parte de servicios sociales para personas mayores, en especial en plazas residenciales de financiación pública, con una cobertura del 1,20 %, siendo la media estatal del 2,47 %". EFE