EFELas Palmas de Gran Canaria

El sindicato de docentes STEC-IC ha exigido al Gobierno de Canarias mantener a los profesores de refuerzo contratados a causa de la covid-19 integrándolos en plantillas estables, con el argumento de que no hacerlo supondría "dar un paso atrás" en el objetivo de mejorar la educación pública de las islas, que está "a la cola de España y Europa".

Y es que el incremento de docentes que se ha producido a raíz de la pandemia, casi 1.700 más en el nivel de Secundaria y unos 600 más en Primaria, pese a hacerse de forma sobrevenida y "obligados por la crisis sanitaria", ha permitido avanzar en la mejora de la calidad educativa y hasta de los resultados del alumnado, "constatando la necesidad del aumento de las plantillas que llevamos años reivindicando", ha afirmado el dirigente sindical Emilio Armas.

STEC-IC asegura que "la evidencia es palmaria" y, por ello, cree "imprescindible que cuando acabe este curso no volvamos a la situación de partida", al entender que sería "un retroceso que no se puede permitir Canarias", como un territorio que "históricamente siempre figura, año tras año, en las peores posiciones de todos los estudios sobre resultados académicos de España, que, a su vez, suele estar a la cola de Europa", ha insistido.

Armas ha sostenido que, sin embargo, "todas las noticias que llegan de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias apuntan a que no tiene intenciones de mantener esas contrataciones el próximo curso" y ha advertido de que su sindicato proyecta hacer todo lo que esté a su alcance para que se cambien esos planes.

Porque, si bien entiende que seguir pagando a esos profesores de más supondrá un esfuerzo económico para las arcas del Ejecutivo, "es una inversión, no un gasto", y redundará en "una mejora que beneficiará a la sociedad canaria en su conjunto", ha dicho, sentenciando: "Hemos dado un paso en el camino correcto y hemos de consolidar ese paso".

Desde esa convicción, STEC-IC ha decidido emprender una campaña reivindicativa bajo el lema "En la Educación Pública: #NiUnPasoAtrás", que ha iniciado con la elaboración de un manifiesto ya respaldado por 2.700 personas que lo han firmado y que ha hecho llegar este lunes a la Consejería de Educación.

Departamento que espera que "atienda esta demanda, que no solo es razonable y conveniente sino que, además, forma parte de los planes del programa del propio Gobierno, que anunció su apuesta por elevar las plantillas docentes y reducir la ratio de alumnos por profesor al inicio de la legislatura", ha subrayado Armas.

Y ha añadido: "No hay que esperar al final de la legislatura para hacerlo, como una medida electoralista".

Por todo lo expuesto, ha anticipado que el sindicato aguardará por la respuesta de la Consejería pero que, en caso de no ser favorable, "convocará las movilizaciones que sean necesarias para que no se dé ni un paso atrás en la educación pública".

Preguntado por si la organización estaría dispuesta incluso a convocar una huelga, ha precisado: "No descartamos nada, aunque esperemos que la Administración educativa no nos obligue a ir más allá de esto". EFE