EFELas Palmas de Gran Canaria

El maestro Elihau Inbal, quien asegura que su "vida es la música", dirigirá este jueves a la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria en el Festival Internacional de Canarias, en un concierto que tendrá como solistas al violinista Pinchas Zukerman y la violonchelista Amanda Forsyth.

Junto al director del Festival, Jorge Perdigón, el director israelí ha presentado este miércoles el programa del concierto que rinde homenaje al maestro alemán Max Bruch, de quien este año se cumple el primer centenario de su fallecimiento, por lo que se dedicará a este autor la primera parte del repertorio, en la que se interpretará "Kol Nidrei" y una de sus obras más populares, el "Concierto para violín, nº 1 en Sol menor".

En la segunda se interpretará la Cuarta Sinfonía de Bruckner, compositor al que ha elogiado al igual que a Bruch, por el hecho de que se "acerca mucho a Brahms", que es otro de sus autores favoritos junto con Mahler, según ha confesado Inbal, quien tras más de 60 años dirigiendo, ha señalado que no le importaría morirse escuchando algunas de las obras de estos autores.

El programa que se ofrecerá y que se volverá a interpretar de nuevo este viernes en el Auditorio de Santa Cruz de Tenerife, es "imprescindible" para aquellos que "aman la música clásica y el violín", ya que tendrán la oportunidad de escuchar a Zukerman, uno de los intérpretes "más versátiles" e "importantes del momento" con más de 50 años de carrera y especializado en Bruch, según Perdigón.

Inbal, que ha sido alumno de Celibidache y Bernstein, ha manifestado que "está muy contento con el entusiasmo" de los músicos de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, por lo que ha aventurado que el de este jueves será un "buen concierto".

El director de origen israelí, que actuó hace 36 años en la inauguración del Festival de Canarias, ha subrayado que el programa que ofrece este certamen "siempre es de primer nivel" y presenta "figuras importantes".

Así mismo, ha señalado que no es la primera vez que dirige a Zukerman, quien también es director de orquesta, pues ha recordado que en 1972 lo hizo junto con la Orquesta Sinfónica de la Radio de Fráncfort, una actuación "desagradable" porque tras el concierto le ofrecieron a él la dirección titular que ya estaba comprometida a otro maestro con el que después surgió una "gran" amistad.

Inbal ha recordado que su formación musical se inició como violinista y que, al igual que todos los músicos israelitas, con la orquesta de la Armada de su país, por lo que había que madrugar mucho y se dormía en los conciertos que ofrecían por la noche, salvo con la Cuarta Sinfonía de Brahms, que en el segundo tema y segundo movimiento "se sentía en el cielo".

El director israelí, que cuando actuó la primera vez en el Festival de Música de Canarias tenía 48 años y ahora regresa con casi 84 y en su plenitud, ha afirmado que aunque "tiene alma de violinista" le gusta más dirigir, y seguirá al frente de una orquesta cada vez que se propongan.

Sobre la interpretación de Amanda Forsyth, que suele tocar junto con Zukerman y el violinista Jethero Marks en un trío, Perdigón ha destacado que se trata de una de las violonchelistas más dinámicas de Norteamérica.

Además de Perdigón, la consejera de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Guacimara Medina, y el viceconsejero de Cultura del Gobierno canario, Juan Márquez, y la representante de la Fundación Disa, Sara Mateo, han acompañado a Inbal en la rueda de prensa que ha ofrecido y han hecho hincapié en la importancia del Festival y la oportunidad que supone para los músicos de las islas. EFE