EFELas Palmas De Gran Canaria

La psicopedagoga del Centro de Atención e Intervención Temprana Ciudad San Juan de Dios de la capital grancanaria Raquel Morales anima a las familias con niños pequeños a ver en la cuarentena decretado por la pandemia de Covid-19 una oportunidad de aprendizaje de los pequeños, y no un retroceso.

Esta larga cuarentena, que comenzó el pasado 15 de marzo y que seguirá, de momento, hasta el próximo 11 de abril, debe ser aprovechada por los padres para observar cuáles son las motivaciones de los más pequeños de la casa y fomentarlas, según esta especialista, que también aconseja que se explique a los niños lo que está sucediendo a través de cuentos, pictogramas o dibujos para minimizar la ansiedad que el encierro pueda originarles.

El cambio de rutina que ha impuesto esta pandemia en las familias, y que ha alejado de las aulas a los escolares, puede servir a los pequeños para ganar autonomía, afirma Morales, quien considera que este aprendizaje cognitivo se puede adquirir con otro tipo de actividades cotidianas que habrá que orientar hacia los intereses de los niños.

Esta psicopedagoga cree que aunque este confinamiento genere momentos de estrés e incertidumbre, no hay que olvidar "que estamos haciendo un bien quedándonos en casa, disponiendo de tiempo para compartir con la familia y haciendo aquello que no podemos hacer normalmente”.

Partiendo de esta base, recomienda que se haga ver a los niños "que no están solos, que estamos unidos salvando vidas en estos momentos" y también que esto "no significa tener todo el día la televisión encendida, escuchando noticias sobre el coronavirus, puesto que nos generará ansiedad”, de ahí que abogue por "tener un horario para ver las noticias.

Al igual que los adultos, Morales recalca en un comunicado que es bueno que los niños también tengan unas rutinas y horarios, que recomienda desarrollar con flexibilidad y encajar en "la agenda" que cada miembro de la casa tiene a lo largo del día.

Otro aspecto positivo de estos días de confinamiento puede ser, a juicio de esta especialista, que los niños participen en las conversaciones de familia y colaboren en tareas de casa como recoger los juguetes, hacerse la cama, meter la ropa en la lavadora, poner la mesa o regar las plantas.

Además, plantea que el fin de semana se puede aprovechar para salir de la rutina y hacer cosas diferentes, como un postre, darse un baño de burbujas, hacer un baile todos juntos en el salón, una videollamada con la familia o amigos, pegar papel continuo en la pared e, incluso, hacer un dibujo gigante.

Raquel Morales advierte también a los padres que aunque se puedan plantear días complicados eso no debe implicar que dejen a los niños que hagan lo que quieran en cada momento.

"Cuando los adultos tienen que hacer sus propias tareas, como teletrabajar, ducharse, preparar la comida o hablar por teléfono, son los momentos en los que los niños deben aprender a esperar y entretenerse solos. Se pueden aprovechar esos ratos para ver los dibujos, jugar con la tablet, dejarles disfraces o ropa para jugar o esconder un tesoro por casa y buscarlo", afirma.

De igual forma, aconseja que, como hacen normalmente, los niños cumplan los horarios habituales de sus comidas y aprendan a administrar las golosinas, ya que “no pueden estar comiendo todo el día".

Ante las rabietas de los pequeños, la especialista recomienda a los padres que digan “no” cuando sea necesario y que "se mantengan firmes, ignorando la situación, sin gritar y dando el mensaje justo de lo que está bien", de la misma forma que aboga por "dar mensajes positivos, sin ceder, cuando baje el nivel de frustración".

Sobre las actividades que los profesores envían para realizar en casa en esta cuarentena, la psicopedagoga pide que interpreten como una ayuda, no como una obligación de hacerlo todo tal y como lo harían en el colegio. EFE

pcr