EFELas Palmas de Gran Canaria

Un total de 35 personas han perdido la vida en Canarias por ahogamiento entre los meses de enero y agosto, entre ellas tres hombres cuyos cuerpos aún no han podido ser localizados, una cifra que representa dos fallecidos más con respecto al mismo periodo de 2018, que contabilizó 33.

La plataforma para la prevención de accidentes en el medio acuático 'Canarias, 1.500 Km de Costa' comunica este domingo que, además, durante los meses de julio y agosto 35 personas sufrieron algún tipo de percance en entornos acuático, con un balance de 11 fallecidos, dos críticos, cinco graves, nueve moderados, tres leves y seis rescatados.

Agrega que en agosto se registraron 14 afectados, entre ellos el óbito de la primera menor de 2019 en el archipiélago, y que los ahogamientos mortales fueron siete, los accidentes críticos uno, otro grave, cuatro moderados y uno leve.

La mortalidad mensual en las costas e instalaciones acuáticas de Canarias durante los ocho primeros meses se mantiene en una media de cuatro bañistas, una cifra similar a la del pasado año, mientras que en el 2017 era de ocho.

Estos datos han sido elaborados por los promotores de la primera campaña audiovisual de la UE para la prevención de accidentes en el medio acuático, Canarias 1.500 Km de Costa, una iniciativa que auspicia el Cabildo de Gran Canaria.

Subraya que de los ahogamientos mortales registrados este año, el 83 % correspondieron a hombres y el 17 % a mujeres, un dato que refleja un incremento en el número de fallecidas.

Por islas, en Gran Canaria se registraron doce muertos por ahogamiento, en Lanzarote ocho, al igual que en Tenerife, por cinco en Fuerteventura y uno en El Hierro y La Gomera. La Palma es la única isla sin fallecidos hasta el momento.

En el período enero-agosto, el 77 % de los muertos identificados fueron extranjeros de hasta diez nacionalidades: Alemania (4), Reino Unido (3) y uno de Italia, Noruega, Suecia, Holanda, Francia, Rusia, Hungría y Polonia.

El 51 % de los fallecidos era adultos y de ellos el 26 % tenía 60 o más años, en tanto que en la docena de menores afectados, solo una niña murió por ahogamiento.

Las playas continúan siendo el entorno de mayor siniestralidad con resultado fatal, con el 56 % de los casos, seguido de puertos y zonas de costa (34 %) y piscinas (9 %).

El horario de tarde concita el 65 % de los ahogamientos mortales, mientras que la mañana es el 22 % y la noche solo el 1 %, en tanto que por actividad, el 54 % de los fallecidos eran bañistas, el 17 % pescadores, el 12 % submarinistas y el 11 deportistas acuáticos y el resto a otras actividades.

La plataforma apunta que el accidente acuático es la primera causa de muerte no intencional en Canarias, superando las registradas en el ámbito de la seguridad vial, y que la causa principal es la imprudencia que, por lo general, se traduce en no hacer caso a la bandera roja, acudir a playas sin vigilancia y no saber cómo actuar en una corriente de retorno.

Aboga por que se implemente la cultura de la prevención y la seguridad acuática tanto entre la población local como foránea, a través de la charlas y conferencias, unido a la difusión de una campaña audiovisual que, en seis idiomas, ya se emite en más 50 hoteles de cinco países y en universidades latinoamericanos.