EFEBerlín

La ralentización económica global, el "brexit", el repunte de otros destinos del Mediterráneo y, sobre todo, los problemas de algunas aerolíneas están provocando un "año de la incertidumbre" para el turismo en Tenerife, ha señalado a Efe el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, en la Feria de Berlín.

El año se prevé "complicado" debido a estos factores de incertidumbre y puede que no se logre batir el récord de turistas que logró Tenerife el pasado ejercicio, con 5,8 millones de visitas, ha agregado Alonso, que espera que el sector presente en la isla en los próximos meses unas cifras "un poco por debajo" de 2018.

Enero ha sido especialmente positivo para el sector, con un repunte de las llegadas del 8 %, ha explicado el presidente del Cabildo de Tenerife, quien ha precisado que se espera que el verano será "más complicado" y que el invierno puede que vaya "algo peor".

Carlos Alonso ha subrayado que "no hay que obsesionarse con los números", destacando que las últimas novedades de la industria turística de Tenerife han sido hoteles de lujo y productos centrados en la "calidad", pero ha recordado que la isla necesita también "volumen".

Ese flujo de turistas es fundamental para que las aerolíneas, que transportan a la isla a más del 90 % de sus visitantes (5,8 de los 6,3 millones de viajeros), mantengan las rutas y sostengan a esta industria vital de Tenerife.

Con respecto a las compañías aéreas, Alonso ha considerado que el mercado de bajo coste muestra ciertos síntomas de debilidad y se ha referido a la reciente quiebra de Germania, los cambios de estrategia en Norwegian (que ha cerrado sus dos bases en Canarias) y la situación de Ryanair.

"Percibimos cierto agotamiento del modelo de 'low cost', aunque no es que vaya a hundirse", ha señalado el presidente del Cabildo de Tenerife.

Las consecuencias de estas transformaciones en el mercado aéreo pueden afectar a la oferta de vuelos a Tenerife, ha admitido Alonso, quien espera que se mantendrán las rutas, porque están siempre operadas por más de una compañía, aunque pueda verse afectadas las frecuencias.

La salida de Reino Unido de la UE, con el importante número de turistas británicos que viajan a las Canarias, y la ralentización de la economía global son otros de los problemas que crean incertidumbre en torno al sector turístico, aunque se espera que se dinamice el mercado español.

El resurgir de destinos competitivos, como Egipto y Turquía, con problemas de seguridad en los últimos años, también puede tener efectos en el turismo a Tenerife, ha explicado Alonso. EFE

jpm/jmr

(foto)