EFESanta Cruz de Tenerife

Los hoteleros de Tenerife han anunciado su firme apuesta por la sostenibilidad del destino turístico, y para ello han anunciado la construcción de una planta solar fotovoltaica que garantice a sus clientes que su "huella de carbono" está compensada.

La preocupación por la sostenibilidad es uno de los factores que empieza a contar entre los visitantes, sobre todo los de los países nórdicos, muy sensibilizados con los efectos de las actividades humanas en el medio ambiente.

El presidente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), Jorge Marichal, ha incidido en esta cuestión durante la octava edición del encuentro anual de esta patronal con los medios de comunicación.

En ese foro ha anunciado la disposición de los empresarios a garantizar a sus clientes la compensación de las emisiones de CO2 que conllevan sus viajes y sus estancias.

La idea de los hoteleros es formar una UTE (unión temporal de empresas) para construir una planta fotovoltaica en un suelo industrial o agrícola autorizado de unos 200.000 metros cuadrados que produzca el equivalente al consumo de los socios.

Los hoteles de Tenerife consumen unos 50 megavatios y la producción de la planta fotovoltaica se distribuiría directamente a los establecimientos, dependiendo de la distancia, o se vertería en la red y se compensaría, detalles que están por cerrar.

La instalación de una planta fotovoltaica externa es mejor alternativa que ocupar las azoteas y terrazas de los hoteles con paneles para que cada establecimiento contribuya a su autoconsumo, pues esas áreas están entre las más valiosas para otras actividades de ocio, explicó Marichal, quien informó de que que han pedido ayuda al Gobierno de Canarias para desarrollar su proyecto.

"La sostenibilidad es una ola que va a poner a cada uno en su sitio, y como destino turístico tenemos que adelantarnos" a las demandas de los clientes, sostuvo.

Que los visitantes sepan que su huella de carbono está compensada es muy importante y así se les va a acreditar cuando se alojen en los hoteles de Tenerife, que será el primer destino que garantice que la energía consumida tiene origen verde y local.

Pero la sostenibilidad del destino no consiste solo en el consumo de energía, sino también en garantizar que las aguas residuales no se vierten al mar, un proyecto en el que está trabajando el Cabildo de Tenerife y que debe concluirse cuanto antes, según los hoteleros.

Los empresarios también reclaman a los ayuntamientos que rebajen la tasas de alcantarillado y recogida de basuras en función de la reutilización que se consiga del agua o del volumen de residuos, lo cual favorece el reciclaje, el tratamiento y la reutilización.

Al margen de estos proyectos para potenciar la "sostenibilidad como marca del destino turístico", los empresarios hoteleros aprovecharon el encuentro anual con los medios de comunicación para exponer sus perspectivas en los próximos meses y los problemas más acuciantes que quieren ver solucionados.

"La situación es de normalidad", con una pequeña caída en el número de visitantes que se compensa por el incremento del gasto por visitante, según Marichal, para quien "va a ser un año bueno, con números razonables".

Según los datos de Ashotel, el buen momento turístico de los últimos años en Canarias ha llevado a que el empleo en hoteles y apartamentos turísticos haya pasado de unos 56.000 en 2015 a 68.000 en el primer trimestre de 2019, un crecimiento del 21,1%.

Sin embargo, alertó de que la proliferación desregulada del alquiler de viviendas vacacionales puede ser una amenaza para el empleo y para la economía de las islas, así como un problema social por el encarecimiento de las rentas para los trabajadores, que cada vez tienen que buscar vivienda más lejos de sus centros de trabajo.

Los desplazamientos a los que eso obliga contribuyen al colapso de las carreteras en el sur de Tenerife, que a su vez repercuten en la experiencia turística de los visitantes y en la degradación del destino, alertaron los hoteleros.

Victoria López, vicepresidenta de Ashotel, dijo que en el sur de la isla hay medio millón de desplazamientos diarios en coche, y hasta 135.000 solamente entre Adeje y Arona, lo que provoca grandes atascos.

Denunció una falta de inversión evidente en movilidad en una zona en la que hay 280.000 residentes y cuatro millones de turistas anuales.

Además de un plan de movilidad, los hoteleros demandan para el sur de Tenerife un aeropuerto en condiciones y que se termine de una vez el Hospital del Sur.

La vicepresidenta de Ashotel alertó de que si no se corrigen los problemas, el sur de Tenerife puede pasar de ser un destino turístico maduro a un destino turístico agotado.

En el caso de La Palma el problema es que "no se ha conseguido consolidar" lo ganado en los últimos dos años, al bajar la ocupación media del 90% al 70%, que es la que se espera para este verano, según el representante empresarial Carlos García.

"La Ley de las islas verdes no ha servido para nada" y la promoción turística del Cabildo ha excluido al sector privado, denunció. EFE

acp/spf

(foto)