EFEZamora

La segunda edición de la exposición “Iberoamericana de Toro”, con más de 125 obras de 35 mujeres artistas y Perú como país invitado, ha abierto sus puertas este viernes en seis iglesias y edificios históricos y culturales de Toro (Zamora).

La muestra de arte contemporáneo, que podrá verse hasta el próximo 16 de octubre en tres templos, dos edificios históricos y uno cultural, alberga obras de diferentes disciplinas artísticas creadas por 35 artistas procedentes de España, Perú, Cuba, Portugal, México y Ecuador.

La exposición se completa con un certamen de cine iberoamericano hecho por mujeres y con encuentros y mesas de debate sobre la situación actual de las artistas en las colecciones privadas y públicas de los museos.

El Teatro Latorre de Toro acogerá también propuestas performances con el objetivo de invitar a la reflexión.

En esta segunda edición se cuenta con préstamos y colaboraciones del Museo Reina Sofía, el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (Musac), el Estudio Juluis de Palencia y la Diputación Foral de Vizcaya.

En la inauguración de la exposición, el comisario de la muestra, Víctor del Campo, ha asegurado que uno de los pilares en los que se asienta el proyecto es “la defensa de la igualdad y que el arte sea, como lo ha sido históricamente, un mecanismo de hacernos mejores”.

Otro de los pilares a los que ha hecho referencia es el vínculo de la exposición con Iberoamérica.

En su intervención, el alcalde de Toro, Tomás del Bien, ha afirmado que la cultura “genera esperanza, riqueza y economía en una zona deprimida demográficamente y muy olvidada”.

En el Alcázar, pueden verse obras de artistas nacidas en Cuba y México como Ana Mendieta, Glenda León o Lorena Gutiérrez.

Glenda León ha explicado a Efe que su serie de cinco acuarelas, titulada “Cada lágrima es una forma de tiempo”, alude a los diferentes sentimientos o circunstancias por los que cada persona puede llorar.

Lorena Gutiérrez expone obras vinculadas a la literatura como “Aurea Ignorantia”, en la que ha utilizado 649 tomos de enciclopedias para transmitir “la muerte del conocimiento enciclopédico por la rapidez de la vida”.

En la iglesia de San Agustín pueden verse obras de Cristina Toledo y Patricia Gadea, fotografías de Cristina García Rodero, dibujos de Delhy Tejero y una pieza perteneciente a Leo Serrano.

La iglesia de la Concepción acoge creaciones de artistas como Teresa Gancedo o Sonia Navarro. Esta última expone una pieza de esparto hecha por mujeres de Blanca (Murcia), que son expertas tejedoras, y una creación que hace referencia al embellecimiento de las calles con ajuares por parte de las mujeres en las fiestas.

“Siempre me ha interesado trabajar con las labores del hogar femeninas y la imposibilidad de movimiento de algunas mujeres en el medio rural”, ha explicado a Efe la autora.

En el Hospital de la Cruz, un edificio renacentista que cumple quinientos años, pueden verse piezas de Miriam Ocáriz e Isabel Flores; mientras que la Casa de Cultura es la sede del proyecto “Musac Off: Tras las huellas de Humboldt”.

La exposición ha convertido otra de las sedes, la capilla de las Mercedarias, en una caja negra donde cinco artistas, entre ellas Paloma Navares, “bordan con la luz”.

Han estado presentes en la inauguración en Toro personalidades como la fotógrafa mexicana Susana Casarin y la historiadora de arte cubana Lliliam Yanes.

Al acto inaugural han asistido el alcalde de Toro, Tomás del Bien; el vicepresidente cuarto de la Diputación de Zamora, José Luis Prieto; Julio Ubillus, consejero de la Embajada de Perú; Eduardo González, agregado cultural de la Embajada de Perú; Andrés Vallejo, embajador de Ecuador; Francisco Chiriboga, primer secretario de la Embajada de Ecuador, y Lorea Bilbao, diputada de Cultura de la Diputación Foral de Vizcaya. EFE

(foto)

1011647

apg/mr