EFEÁvila

El lugar al lado del río Adaja en el que los judíos trataron y curtieron las pieles en la capital abulense entre los siglos XIV y XVII, las Tenerías Judías de San Segundo, se propone, tras dos años de trabajos, como un nuevo espacio turístico de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad.

"Para los judíos de España hoy es un día importante", ha sostenido en declaraciones a los periodistas el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub, en el acto de inauguración de este nuevo contenedor cultural, situado en el Arrabal de San Segundo, en las proximidades del Adaja.

Durante dos años se ha realizado una "obra muy integral", ha recordado el alcalde abulense, José Luis Rivas, para poner en valor un espacio declarado BIC con categoría de Zona Arqueológica en 2010, en unos yacimientos localizados en las excavaciones realizadas entre el 2001 y 2005 que identificaron dos fases constructivas, una entre la segunda mitad del siglo XIV y principios del XVI, y otra que va hasta final del XVII e incluso comienzos del XVIII.

Su ubicación en pendiente, junto al río Adaja y muy cerca del lienzo oeste de la muralla, ha condicionado una intervención que ha abarcado una superficie de 750 metros cuadrados.

Allí aparecieron una treintena de tinas o recipientes utilizados para el proceso del curtido, así como atarjeas, calles, pasillos interiores, piletas y otros elementos que pueden verse a diferentes alturas en pasarelas.

Merced a una inversión de 635.000 euros, con 344.000 con cargo al 1 por ciento Cultural, a través de la empresa Iberpistas, y 174.000 aportados por la Junta, se ha procedido al cubrimiento, descubrimiento, limpieza, restauración y puesta en valor de lo encontrado en las excavaciones.

El resultado de la actuación es una estructura de tres niveles, para contemplar los restos desde diferentes perspectivas, de manera que el espectador cuente con una visión cercana y directa de estas tenerías únicas, cuyo Servicio de Atención al Visitante comenzará a funcionar en julio, una vez adjudicado la semana pasada.

Las tenerías se sitúan entre el lienzo oeste de la muralla y la margen derecha del Adaja, ya que su proximidad a este afluente del Duero resultaba fundamental para distribuir el agua en su interior y depositar en su cauce los desechos de los trabajos con el cuero.

El director del Centro Sefarad-Israel en Madrid, Miguel de Lucas, ha recordado que Ávila es "una de las ciudades de la Castilla medieval en la que más judíos había", de ahí la importancia de esta actuación que a su juicio "no tiene que acabar", con el objetivo de "recuperar esa memoria judía".

Una memoria que "no niega, para nada, la esencia de Ávila ni de la cultura abulense o castellana, sino que la enriquece", ha reflexionado.

Por su parte, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, ha destacado la aportación del Estado a través del 1 por ciento cultural que ha propiciado la "recuperación del Arrabal del Atrio de San Segundo".

Y en ese contexto, ha apostado por el turismo interior "como dinamizador económico y generador de empleo", lo que a su juicio puede formar parte de la "estrategia del reto demográfico" por parte del futuro Ejecutivo central.EFE