EFEValladolid

Once años y siete libros ha empleado el poeta Eduardo Fraile en ajustar cuentas con su pasado que, a la manera de su predilecto Marcel Proust, ha sustanciado a través de la palabra escrita dentro de una travesía que acaba de rematar con "Perlas ensangrentadas" (Tansonville), su último poemario.

El resultado de ese viaje interior, de esa "búsqueda del tiempo pasado" por los pliegues de su infancia y adolescencia es el de una voz nueva, "más natural, sencilla, desprovista de preciosismos y retórica, acaso la definitiva, en la que me encuentro cómodo y noto que llego mejor al lector", ha explicado en un entrevista con Efe.

Es el final de la infancia, de un paraíso que Eduardo Fraile (Madrid, 1961) ha simbolizado en un hecho real, un accidente sufrido de niño al regreso del colegio, como recordatorio de las preocupaciones y problemas que afronta quien sale de esa etapa idílica de la vida e insinúa ya el lema del nuevo poemario.

"Perlas ensangrentadas" es el título de una canción compuesta por Calos Berlanga y Nacho Canut, pertenecientes al primer disco del grupo Dinarama, "Canciones profanas (1983), y que popularizó Alaska cuando unieron sus registros durante una época en la que fueron referentes de la denominada 'Movida' en el Madrid de los ochenta (Alaska + Dinarama).

"Hubo mucha poesía dentro de la 'Movida', canciones maravillosas que cantamos y bailamos en nuestra juventud, que tanto nos influyeron y tuvimos la suerte de haber disfrutado", ha evocado este escritor y editor con el sello Tansonville, en recuerdo de su "faro y guía" Marcel Proust, de cuyo catálogo forman parte, entre otros, Jesús Hilario Tundidor, Arcadio Pardo y Luis Alberto de Cuenca.

El nuevo poemario comienza con un recuerdo a la actriz y modelo británica Lucy Gordon, fallecida en 2009, y continúa con una evocación de "Lucy in the sky", el tema de The Beatles, también en memoria de la protagonista del filme "Las muñecas rusas".

"El tema de 'Perlas ensangrentadas' me venía a la cabeza constantemente y decidí el título por ese misterio que tiene la canción" de Carlos Berlanga y Nacho Canut, y que Fraile invita a compartir con los lectores, a través de sus experiencias vitales, desde la misma portada del libro.

En ella figura una mujer bella, enigmática e insinuante que, apoyada en el quicio de una puerta, invita a trasponer según la ilustración realizada por África Bayón 'Bulgarcita', habitual colaboradora de Fraile en su labor editora y que en este caso ha empleado la técnica del 'collage' de tela.

"Muchos de los poemas aluden a mi infancia en Madrid, en Valladolid y en el pueblo de Castrodeza (Valladolid) como punto de final de una época" porque "todo libro tiene ese halo de partida y punto final, por eso ha sido un buen cierre para la serie", ha precisado.

La serie comenzó con "Quién mató a Kennedy y por qué" (2007) y continuó con "La chica de la bolsa de peces de colores" (2008), "Y de mí se decir..." (2011), "Ícaro & Co." (2012), "Retrato de la soledad" (2013) e "In memoriam" (2014), hasta llegar a este "Perlas ensangrentadas" que abrocha los siete títulos referidos.

"Por el camino de la sencillez he encontrado mi voz definitiva que no voy a abandonar nunca y van a caracterizar mis libros sucesivos porque no reniego de ella", ha concluido este poeta que se estrenó con "Ningún otoño es amar/illo siempre" (1982) y ha sido distinguido entre otros premios con el Fray Luis de León de Poesía (2007) y logrado un accésit en el Jaime Gil de Biedma (2008). EFE