EFESegovia

El Patronato del Alcázar de Segovia ha anunciado este jueves su decisión de cerrar el monumento de lunes a jueves y realizar un ERTE que afectará a sus 35 trabajadores con una reducción del 40 % de las horas, debido a la caída de visitantes, que en el mes de octubre llegó al 86,81 %.

En una rueda de prensa, el coronel alcaide del Alcázar de Segovia, Alejandro Serrano, ha explicado que la institución responsable del monumento se ha visto "abocado" a tomar esta medida, aunque "no es de agrado para nadie".

Debido a la situación epidemiológica y las consecuentes medidas restrictivas que han afectado a la movilidad, los visitantes al Alcázar de Segovia han disminuido drásticamente desde que volvió a abrir sus puertas, a principios del mes de junio.

En ese mes, hubo una queda de visitas respecto al año 2019 del 95,64 % y luego la situación mejoró tímidamente en julio, con una bajada del 73,54 %, y en agosto, con una caída del 59,85 %, en relación con los mismos periodos del año pasado.

Esta leve mejoría, aunque "no fue un espejismo, porque fue real", ha matizado Serrano, se trató de un fenómeno temporal, motivado por el periodo estival, que remitió en septiembre, con un 78,30 % menos de visitas, y ha llegado a alcanzar una queda del 86,81 % en el último mes del que se tienen datos, octubre.

Serrano ha comentado que en las últimas semanas, el monumento está recibiendo unos diez visitantes al día entre semana y unos 150 durante el fin de semana.

Según el coronel, estas circunstancias han llevado al Patronato ha realizar el ERTE, que afectará a los 35 miembros de la plantilla y supondrá una reducción de horas del 40 %, aunque esta se aplicará de forma irregular.

Por ejemplo, los once guías y las cuatro personas que se encargan de las taquillas verán sus horas más reducidas que los que se dedican al mantenimiento, actividad que se mantendrá prácticamente inalterada aunque no esté abierto el recinto a las visitas entre semana.

Serrano ha informado de que la medida del ERTE ha encontrado el apoyo "unánime" y la comprensión de la plantilla: "Lamentamos la situación en la que se encuentran, pero aceptan la medida como lógica", ha explicado el coronel.

También ha recordado que el Patronato había conseguido evitar tomar esta decisión hasta ahora, incluso en marzo y abril, cuando el monumento permaneció completamente cerrado, pero en vista de las perspectivas de futuro han considerado esta la única salida: "La situación no remonta", ha lamentado.

Aunque el ERTE se encuentra en fase de negociación, el coronel ha precisado que entrará en vigencia a partir del próximo 14 de diciembre, al igual que el cierre de lunes a jueves.

Ha lamentado Serrano que los ingresos del monumento también se han visto reducidos de forma proporcional, en torno a un 75 %, lo que se traducirá en unos presupuestos más austeros el año que viene.

Previsiblemente, esto repercutirá en la paralización de labores de conservación que había previstas, ya que, según ha recordado el coronel, al Patronato financia estos trabajos con el dinero que recauda y no depende de ningún otro organismo. EFE