EFESalamanca

El pensamiento político de Miguel de Unamuno, que intentó no ser encasillado en ningún partido y que prefirió ser un "agitador de espíritus", es el motivo de la exposición que desde este jueves se puede contemplar en Salamanca, una invitación a reflexionar sobre la historia de España.

La muestra “Miguel de Unamuno y la política. De la pluma a la palabra”, comisariada por los hispanistas Colette y Jean-Claude Rabaté y organizada por la Universidad de Salamanca, reúne casi 900 referencias documentales y hace una cronología del Unamuno pensador, de un analista de la historia de España que "quería entrar en todas las polémicas" a través de los artículos que escribía en diferentes periódicos de la época, en cuyos textos ofrece la "evolución y coherencia" de su pensamiento, según ha señalado a Efe Colette .

Los siete apartados reflejan diversos periodos que van desde 1879 hasta 1936, con títulos que desvelan la relación entre Unamuno y la historia de España.

Así, se verá al 'aprendiz de político (1879-1891)', se conocerá 'la forja de un intelectual (1891-1900)', se profundizará en la 'crónica de una destitución anunciada (1900-1914)' o en el periodo que va 'de la Gran Guerra al destierro (1914-1923)', así como en el 'largo y fecundo exilio (1924-1930)', además de recordar 'la experiencia republicana (febrero de 1930 - julio de 1936)' y 'la salvaje guerra incivil (1936)'.

En los documentos expuestos se podrá leer su crítica política ante hechos "de los que nunca se callaba", textos donde se descubrirá "su pacifismo, su antimilitarismo o su anticolonialismo", como ha afirmado Jean-Claude Rabaté.

Un largo periodo de tiempo en el que se recorrerá la vida de un Unamuno que, "más allá de los errores, de las vacilaciones y de las aparentes contradicciones" -han escrito Colette y Jean-Claude Rabaté-, tuvo relación con la historia de España, desde su Bilbao natal, en el que se le despertó su conciencia civil, hasta el final de su vida, en Salamanca en diciembre de 1936.

"Unamuno nunca fue un político en el sentido literal de la palabra, pues se pasó la vida negándose a dejarse encasillar en cualquier partido para permanecer entero", han escrito los dos comisarios en el texto de presentación de la muestra.

Sin embargo, y como han recordado Colette y Jean-Claude Rabaté, Unamuno "se casó desde la adolescencia con la historia de España, sea como observador más intratable que benevolente, sea como 'agitador de espíritus', incluso como guía y actor".

En esta muestra se podrá profundizar en el perfil de un escritor polifacético, que estuvo "íntimamente persuadido de su misión de remediar los males de su patria pero también deseoso de traspasar las fronteras de España", han indicado los comisarios.

Y todo su pensamiento político sigue "vigente", según han señalado los comisarios de la muestra, "por sus reflexiones sobre los nacionalismos vasco y catalán, el fascismo y el comunismo, la Monarquía y la República, el papel del Parlamento y de los partidos, de la prensa, las relaciones entre España y Europa".EFE

1010946

jsc/grg

(foto)