EFEValladolid

Las artes escénicas como antídoto contra los miedos que ha generado la pandemia, así como su capacidad para recuperar el contacto social, son las dos premisas del 24º Festival de Teatro Alternativo (FETAL 2020), presentado este martes y que se celebrará del 5 al 23 de agosto en Urones (Valladolid).

"Proponemos un contagio con la mejor vacuna que nos podemos regalar", cuyo prospecto "nos indica que la inmunidad para nuestro bienestar son las artes escénicas", ha reflexionado Álex Rodríguez, director de un certamen que este año ha reducido su aforo al 35 por ciento para recibir a quince compañías, siete de Castilla y León.

Títeres, clown, inclusión, memoria colectiva y denuncias sociales se entremezclan en las propuestas de un programa que antes de su apertura, el 11 de agosto a cargo de la compañía madrileña Grumelot ("La lámpara maravillosa"), tendrá como aperitivo el I Encuentro de Creación Escénica con Inquietudes Digitales.

Será del 5 al 7 de agosto en el Teatro Corral Anuncia del municipio de Urones de Castroponce, un municipio de un centenar de habitantes situado en la Tierra de Campos vallisoletana, con la colaboración de la compañía burgalesa Arawake y dedicado a los creadores que emplean la tecnología audiovisual como arma escénica.

Álex Rodríguez, después de meses de pandemia, ha reivindicado este festival como una oportunidad "para retomar la comunicación y lo comunitario en un aspecto intrínseco e importante como seres humanos: el instinto social".

Entre las propuestas destacan las del grupo gallego Chévere (12 de agosto), con un montaje donde explora la memoria colectiva como desencadenante de la ficción; y la versión que de "La casa de Bernarda Alba", de Federico García Lorca, realizarán los vallisoletanos de Ghetto 13-26 (13 de agosto) con "Sugar free".

Los Títeres de María Parrato ofrecerá una pieza de temática inclusiva (18 de agosto), bajo el título de "Alas"; los riojanos de Patio Teatro apelarán a la memoria colectiva con una obra dedicada a los abuelos (20 de agosto); y los madrileños de Cambaleo Teatro abordarán la violencia que sufren las mujeres (21 de agosto).

La compañía andaluza "Lavieve" recorrerá la historia de las artes escénicas desde el Neolítico hasta la actualidad (22 de agosto) y, a modo de clausura, los vascos de Legaleón T-Teatro & Kolectivo Mostrenko reflexionarán sobre aspectos filosóficos como el tiempo (23 de agosto).

Son algunas de las obras que serán representadas en la sede del certamen, Urones de Castroponce, ya que el festival se anticipará el 8 de agosto, en el vecino municipio de Medina de Rioseco (Valladolid), con la representación de "En busca del fuego", donde el grupo Arawake mezclará técnicas ancestrales del teatro de sombras con modernas técnicas digitales.

La compañía palentina Pez Luna Teatro ha sido elegida este año para el tradicional proyecto de residencia creativa durante los días de un certamen presupuestado en 50.000 euros, que ha financiado casi en su mitad la Diputación de Valladolid, mientras que la Consejería de Cultura ha duplicado su aportación anual hasta los 12.000 euros.

Los festivales de este tipo, ha reflexionado el consejero de Cultura, Javier Ortega, "favorecen la creación de nuevos públicos, contribuyen a reivindicar la eficacia de la cultura como revulsivo frente a la despoblación, y dan a conocer producciones que no encuentran sitio en los cauces comerciales".

Para el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, los pueblos y el mundo rural "necesitan la cultura porque es lo que nos completa como seres humanos y nos hace ser críticos con el mundo que nos rodea y libres ante dictaduras, también la de lo político correcto, y de populismos que manipulan emocionalmente: sólo desde la libertad podremos avanzar como sociedad". EFE