EFEValladolid

La historia y la literatura serán protagonistas del turismo de Castilla y León durante 2020 con varias celebraciones principalmente ligadas a efemérides como el centenario del nacimiento de Miguel Delibes, en Valladolid, y los 150 años de la muerte de Gustavo Adolfo Bécquer, que será recordará en Soria.

La arquitectura de tierra y la industrial, la primera en Palencia unida a las bodegas y la segunda en Zamora vinculada a su pasado industrial, son otros ejemplos de un legado que las administraciones, instituciones y entidades transforman en actividades turísticas y de ocio.

Castilla y León, unas de las comunidades autónomas de referencia en la variedad de turismo rural, renueva cada año su catálogo de sugerencias con propuestas que anticipa en la Feria Internacional del Turismo de Interior (Intur), que en su vigésima tercera edición se celebra esta semana en Valladolid del 21 al 24 de noviembre.

Es el escaparate elegido para que municipios, diputaciones y mancomunidades, organizaciones y asociaciones del sector luzcan galas con programas, lemas y títulos como el de Ciudad Europea del Vino (Aranda de Duero), Ciudad de Reyes (León), Ciudad del Café (Palencia) o Ciudad del Deporte (Burgos), entre otros ejemplos.

A valores asentados y reconocibles en la gastronomía, naturaleza, arte e historia a través de itinerarios permanentes como el Camino de Santiago, la ruta del Románico y los caminos del Cid o de la Lengua Castellana, se unen propuestas basadas en aspectos menos divulgados como el patrimonio industrial.

Zamora, dentro de esta línea, ha apostado fuerte con una recorrido por la escultura urbana de José Coomonte (Benavente, Zamora, 1932), así como por los ingenios mecánicos y la energía hidráulica de las antiguas aceñas de Olivares, en el río Duero a su paso por la capital.

El café ha estimulado el blasón de Ciudad del Café que esgrimirá Palencia en Intur, ciudad y provincia que se postula también como destino del turismo familiar al implicar a los más pequeños en actividades lúdicas centradas en el pasado romano y en la comarca de la Montaña Palentina.

La familia es el objetivo de León con un viaje por el túnel del tiempo a través de un recorrido por palacios, iglesias, monumentos, calles, plazas y laberintos camuflado en forma de aventura dirigido a los niños con el reclamo de "Pequeños leones invaden una tierra de reyes".

El astroturismo, protagonista en la oferta de Segovia con la recreación de un planetario, es un ejemplo de las innovaciones temáticas que amplían la gama de aficiones, tendencias y gustos de los visitantes, donde las nuevas tecnologías ocupan un lugar de referencia en la información y localización con aplicaciones específicas.

Es el caso de la que ha dedicado la Diputación de Valladolid a la Villa del Libro, en el municipio de Urueña con la cultura como referente, mientras que el señuelo elegido por Burgos, además del VIII Centenario de la Catedral, es su naturaleza deportiva alentada desde hace dos años con la presencia del club San Pablo en la elite del baloncesto nacional.

Soria, ciudad machadiana, ha ampliado la nómina de poetas que la han engrandecido con la celebración en 2020 de los 150 años del fallecimiento de Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870), que ambientó alguna de sus leyendas en esta provincia donde pasó temporadas en la localidad de Noviercas.

El centenario de la llegada a Soria del poeta Gerardo Diego (1896-1987), en 1920 para asumir la cátedra de literatura en el Instituto General y Técnico, también pondrá el año próximo el acento literario a esa capital.

Son algunos de los perfiles que presentará el turismo de Castilla y León durante el año próximo con Ávila, Segovia y Salamanca -sus tres ciudades Patrimonio de la Humanidad- como una marca de fortaleza, y el protagonismo de Aranda de Duero (Burgos), Ciudad Europea del Vino 2020, en la vertiente gastronómica. EFE