EFEValladolid

La fascinación por las artes circenses sedujo a notables artistas de vanguardia desde finales del siglo XIX como Edgard Degas, Pierre Bonnarx y Seurat, todos ellos de extracción impresionista como Fernand Léger (1881-1955) de quien este lunes ha abierto una exposición en Valladolid de tinte cubista.

"El circo", lema de la muestra que permanecerá hasta el 24 e marzo, se corresponde con un conjunto de litografías procedentes de un libro publicado en París, con el mismo título, donde confluyen algunas de las señas de identidad de este pintor e ilustrador de un arraigada conciencia social que dejó traslucir en su obra.

Ocurre así en estas litografías de temática circense donde, a través de las líneas, formas y colores, configura un "arte accesible y alegre para que llegue a la masa popular", ha explicado Elisa Ganivet, comisaria de esta exposición promovida por el Ayuntamiento de Valladolid.

Forzudos, equilibristas, payasos, prestidigitadores, bailarinas, caballos y charangas actúan bajo la carpa o al aire libre como símbolo de un nomadismo que también caracterizó la trayectoria vital de Léger, hijo de campesinos, afiliado al partido comunista y que gozó de un reconocimiento tardío en su país, ha apuntado Ganivet.

Vivió las dos grandes guerras mundiales del siglo XX, la primera en las trincheras como camillero y la segunda exiliado en Nueva York, sendas experiencias traumáticas que no empañaron un genio alegre y vitalidad que traspasó a sus obras como este "El circo", que publicó en los últimos años de su vida.

Las líneas, gruesas, negras y dinámicas, confieren agitación y movimientos a los personajes que pinta con formas redondas, cilíndricas, en colores "puros y alegres" donde se deslizan símbolos como la rueda dentro de un tratamiento estilístico caracterizado por la situación en el mismo nivel de los objetos y figuras.

Abundan manchas, explosiones de color que la comisaria ha interpretado como el golpe cromático de los neones que deformaban las figuras humanas en Broadway, durante su exilio en Nueva York.

"El circo" está considerada la obra maestra de Léger o acaso la más representativa, concebida como un libro del que se hizo una tirada muy corta, entre 270 y 280 ejemplares, litografías donde alterna el color y el blanco y negro.

Entretenimiento y libertad son las dos claves de este libro de artista que incluye anotaciones del propio ilustrador, entre ellas el texto introductorio donde este artista, que evolucionó del impresionismo al cubismo, ofreció las claves para su lectura gráfica y literaria.

"Vaya al circo. Nada es tan redondo como el circo. Es un enorme tazón en el que se desarrollan formas circulares (...) Un circo es un rollo de masas, personas, animales y objetos", escribió Léger en ese proemio. EFE