EFELerma (Burgos)

El obispo de Ávila y presidente de la Fundación de Las Edades del Hombre, José María Gil Tamayo, ha asegurado este lunes que esta serie de muestras de arte sacro “no es un proyecto agotado” y que "todo se puede mejorar”.

En la clausura de la XXIV edición, ‘Angeli’, en Lerma (Burgos), Gil Tamayo ha recordado los orígenes de Las Edades del Hombre en las catedrales de Castilla y León para después llevar esta “muestra de las señas religiosas y de identidad regional” a localidades más pequeñas.

Ha reconocido que “todo se `puede mejorar”, aunque ha insistido en que sigue siendo una serie que cumple las funciones para las que fue creada que es recuperar y mostrar el ingente patrimonio religioso de Castilla y León.

En sus intervenciones, tanto Gil Tamayo como el consejero de Cultura, Javier Ortega, han evitado hacer referencias al futuro de Las Edades del Hombre, tras la polémica suscitada a raíz de que el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, anunciara que las próximas exposiciones se celebrarán cada dos años y la de 2021 compartirá sede entre la Catedral de Burgos, Sahagún y Carrión de los Condes.

Ambos han rehusado hacer declaraciones a los medios de comunicación al respecto y la única referencia indirecta a este asunto se ha producido en el discurso del presidente de la Fundación de Las Edades del Hombre, que ha recordado que estas exposiciones basan parte de su éxito en un principio recogido en la Constitución, que reconoce la independencia de la Iglesia y las instituciones públicas, aunque las invita a colaborar.

‘Angeli’ se ha cerrado en Lerma con 174.250 visitas desde su inauguración el 11 de abril, a las que hay que sumar las 128.000 que han visitado dos puntos que se consideraban complementarios: el monasterio de Santo Domingo de Silos y la Colegiata de Covarrubias.

La XXIV edición de Las Edades del Hombre ha contado con la exposición de 90 piezas de arte sacro organizadas en cinco capítulos que se han mostrado en tres sedes en la villa ducal de Lerma.

El consejero de Cultura ha insistido en que Las Edades del Hombre se ha convertido en una “seña de la identidad” de Castilla y León y un “referente nacional e internacional” del arte sacro de la comunidad.

El consejero ha asegurado que para seguir creciendo y convertir los eventos culturales en generadores de riqueza económica a través del turismo se debe mantener la apuesta por la colaboración público-privada y por la coordinación institucional, además de insistir en la “desestacionalización” del mercado turístico, con eventos culturales fuera de los periodos de mayor demanda turística.

Tanto Ortega como Gil Tamayo han destacado la importancia del proyecto, no solo por las exposiciones en sí, sino porque facilita la restauración de un gran número de piezas del patrimonio religioso y da lugar a otros proyectos.

De hecho, Gil Tamayo ha recordado que en este momento se trabaja para la dotación de “museos territoriales” para mostrar el patrimonio y garantizar la seguridad de obras de arte sacro sin salir de su entorno próximo.

Además, ha afirmado que la fundación trabaja en un “gran archivo digital” del arte sacro de la comunidad, para que sea accesible a la sociedad global actual. EFE