EFEValladolid

El último 'negocio' del financiero y comerciante Simón Ruiz Envito (1525-1597), uno de los banqueros de Carlos V y Felipe II, fue la "salvación de su alma" a través de la creación del hospital que lleva su nombre en Medina del Campo (Valladolid), aún vigente y que este 2019 celebra 400 años de vida.

Al no tener descendencia de sus dos matrimonios, "vio el momento perfecto para invertir buena parte de su fortuna y cumplir el sueño de un panteón para él y su familia" en la iglesia del hospital, ha explicado este viernes a Efe el historiador Antonio Sánchez del Barrio, director del Museo de las Ferias de Medina del Campo.

Las obras del Hospital General y de su aneja iglesia de la Purísima Concepción y San Diego del Alcalá, actualmente en proceso de restauración para uso cultural, comenzaron en 1591 con la escritura de concordia que firmaron el fundador, la villa de Medina del Campo y su abadía.

Este documento forma parte de la exposición "Hospital Ruiz. 400 años", organizada por el Ayuntamiento y la Fundación Museo de las Ferias de Medina del Campo, inaugurada este viernes y que muestra los pormenores de la gestación del monumental edificio, inaugurado el 1 de mayo de 1619, hace cuatro siglos, después de casi tres décadas de obras.

Banquero, comerciante, filántropo y uno de los hombres de negocio más importantes de la Europa del siglo XVI, Simón Ruiz "aprovechó la ocasión de refundir en un hospital todas las obras pías, benéficas y asistenciales de cofradías penitenciales, una magna obra que "aún pervive como una fundación asistencial para discapacitados, algo que no se conoce lo suficiente", ha subrayado Sánchez del Barrio.

El corregidor, el síndico, el escribano y el abad eran entonces los patronos del hospital que en la actualidad son sus equivalentes respectivos: el alcalde, el concejal responsable del área social, el notario, registrador o secretario municipal, y la autoridad eclesiástica correspondiente, ha añadido el historiador.

La bula de creación, la escritura de concordia, los documentos de pago y contratos originales se exponen hasta el 8 de septiembre junto a fondos relativos a la gestación, construcción y apertura del hospital, un recinto cuadrangular en forma de claustro de dos pisos, con una iglesia y ermita en el patio que suman cerca de 5.000 metros cuadrados.

Fue erigido en el extrarradio de Medina del Campo y en la actualidad se encuentra en un estado ruinoso tras décadas de abandono en las que ha tenido diversos usos como dispensario, consultorio médico, centro social o de día, e incluso sede de peñas festivas y asociaciones culturales hasta que la amenaza de ruina obligó al cierre.

La iglesia, con el monumento funerario de Simón Ruiz, es objeto en la actualidad de una restauración en la crujía y techumbres con un presupuesto de 1,5 millones aportados por los gobiernos central y de Castilla y León, y tendrá un uso cultural como espacio cultural y para exposiciones.

La figura y el relieve de Simón Ruiz está asociado a su magno archivo, una ingente fuente histórica fruto de sus actividades comerciales, donde figuran más de 58.000 cartas remitidas desde los principales centros económicos europeos entre 1554 y 1624.

El archivo fue declarado en 2017 Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León, y de su relevancia dan cuenta los estudios realizados por algunos de los maestros de la historiagrafía moderna, entre ellos Ramón Carande y Thovar, autor de la voluminosa obra "Los banqueros de Carlos V" (1943), editada por Ortega y Gasset a través de la Revista de Occidente.

De todo ello se nutre y periódicamente divulga el Museo de las Ferias de Medina del Campo, que en 2020 celebrará veinte años desde su apertura, principalmente a través de exposiciones como la celebrada en el Archivo de Indias el pasado febrero. EFE