EFEValladolid

La película "Intemperie", la historia de un niño que huye de su capataz, ambientada en la España de la posguerra, inaugura este sábado la 64 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), en el que es el cuarto film de Benito Zambrano, con aire de western y una trama "muy simple del bien y el mal", de lo mejor y peor del ser humano.

Se trata de un relato donde los apodos sustituyen a los nombres propios y 'niño', que encarna Jaime López, es la única referencia para describir al joven que escapa de las tierras dominadas por el violento capataz, al que pone rostro Luis Callejo, para buscar mejor suerte en la ciudad.

El niño encuentra en su viaje a un pastor conocido como 'Moro', un Luis Tosar que le ayudará en su día a día a buscar un trozo de pan y un poco de agua que llevarse a la boca mientras afrontan los inconvenientes que conlleva ser perseguidos por todo el cortijo del capataz, una historia llena de "dureza" según ha expresado este sábado el propio director.

Pero antes tiene que romperse la desconfianza creada entre un joven que ha sufrido el abuso de poder del capataz del cortijo donde siempre ha vivido y un pastor que ha combatido en la guerra de Marruecos y después en la española, un personaje que ayuda a "mantener la esperanza en la condición humana", ha apuntado Tosar tras el pase de prensa de "Intemperie".

La película, que se estrena en esta Seminci, enseña como 'Moro' y el niño estrechan lazos poco a poco, pues el pastor encuentra en el pequeño un halo de esperanza tras su retiro, y el niño un fuerte apoyo con el que Zambrano pretende mostrar el inicio de una relación "paterno filial".

Esta adaptación de la novela homónima de Jesús Carrasco muestra la dureza de los años posteriores a la Guerra Civil en la España profunda, en un lugar en el que no se hace referencia en la cinta, pero cuyo rodaje en la zona de Huéscar (Granada) y el deje andaluz de varios personajes dejan alguna pista que Zambrano ha despejado al hablar de "la campiña andaluza".

El relato, que llegará a los cines el próximo 22 de noviembre, tiene aires de western según ha indicado su director, quien ha descrito el film como "una historia simple, del bien y del mal" que muestra lo peor y "lo más hermoso" del ser humano.

Los paisajes desolados, las escenas más violentas y los protagonistas que encarnan el lado más positivo del ser humano frente a la maldad del capataz y su cortijo, personificado por un elenco que da fuerza a los personajes secundarios, recuerdan a las películas del oeste tan poco asociadas al cine español.

Ha añadido Zambrano que este, su cuarto largometraje tras 'Solas', 'Habana Blues' y 'La voz dormida', cuenta con una atmósfera y dureza en la propia novela complicadas de adaptar, procedente de esa literatura inspirada en Miguel Delibes sobre la crudeza del ámbito rural.

En este sentido, Luis Tosar ha aplaudido la adaptación de un film donde "el entorno y el paisaje cuentan mucho más que los personajes" en algunos momentos de la trama.

Como en el relato, su unión con Jaime López evolucionó en los rodajes a la par del guión, con la intervención del director al organizar los silencios que "jugaban más a favor en unos momentos y no tanto en otros", ha relatado.

Durante el desarrollo de la cinta, los guionistas y el director han dejado varias reflexiones para el espectador, entendiendo que "una mirada y una frase bien dicha es toda la síntesis de una novela", lo que a la par ha servido a Zambrano para condensar la obra de Jesús Carrasco.

"Intemperie", que participa en la Sección Oficial de Seminci, se proyectará esta tarde tras la gala inaugural dirigida por Pablo Carbonell, a la que asistirá buena parte del elenco encabezado por Luis Tosar tras pasar por la alfombra verde que ya da color a la ciudad de Valladolid. EFE

(foto)